El turista tranquilo

Tierra del Agua, Caleao. Interior

El porqué de este Blog

¿Por qué este Blog? Para compartir con otros la experiencia de un turismo tranquilo.

Estaba comentado con la familia lo difícil que era encontrar en Internet sitios para ir a pasar unos días de turismo tranquilo como me gusta y sobre el que tengo una cierta experiencia. Fue entonces que me animaron a compartir esta experiencia por si podía ser útil a alguien. Pensando en ello no me pareció una mala idea, y aquí estoy.

Debo, ante todo, aclarar qué entiendo por turismo tranquilo.

Para mí se trata de aquel turismo que pretende disfrutar en profundidad de una buena comida, de un ambiente agradable, de un lugar confortable, en un entorno que aporte valores culturales y geográficos que nos plazcan en ese momento de nuestro espíritu y estado de ánimo …… y que se puedan conseguir a un precio razonable.

Estaríamos lejos de la lógica del “turista compulsivo”: querer visitar en un día Roma, o Florencia, o París, o Londres, o Barcelona o Madrid (incluidos el Museo del Prado, El Centro Reina Sofía, la Fundación Thyssen, el Caixa Forum y el Retiro, el Palacio Real, el Barrio de Las Letras, etc., etc ….).

As Garzas, Malpica de Bergantiños
La Fonda de Cal Fuxet, Aransa
F04 Mas El Cuquello, Culla
Tierra del Agua
Cualquiera de estos puede ser un sitio ideal para un turismo tranquilo

En la práctica, significa ir a un hotelito u hostal pequeño, a ser posible familiar -pero no es imprescindible porque hay lugares en que el servicio es ofrecido por personas atentas y agradables sin que sean los propietarios-, con un restaurante que te den ganas de ir a hacer todas las comidas, con una decoración agradable (huyendo de la decoración tradicional “rural” impersonal y sin gusto, o con muy mal gusto, fría -aunque haya mucha cerámica y objetos “tradicionales” -, de muebles comprados sin sensibilidad en la tienda de la esquina o recogidos de un trastero) y una habitación confortable donde se pueda leer durante toda una tarde -aunque sea tumbado en la cama con unos buenos cojines-.

No se trata de estar encerrado todo el día en el edificio. Por lo tanto, el entorno a de ofrecer incentivos para pasear y hacer caminatas, sean más o menos largas, de mañana o de tarde, y sobre todo un paseo antes de cenar.

Y, por fin, la zona debe ofrecer opciones para organizar salidas de media jornada (para poder volver a disfrutar de la cocina del lugar de estancia) o de jornada completa (pero para volver a cenar), pero sin estrés ni obsesión -cuando apetezca más o menos improvisadamente-.

Apartament
Un buen y tranquilo desayuno es empezar bien el día

Puede verse que, en mi concepción, la cocina del lugar es muy importante. Un turismo tranquilo gira en torno a bien comer y a bien-estar, más que de mucho hacer el turista de querer verlo todo.

La duración de las estancias

En el modelo de turismo tranquilo aquí propuesto las salidas se han programado de 4-6 días, no laborables y fuera de temporada. De lunes a viernes es una buena opción.

Los trayectos

Desde Barcelona, cualquier punto de la España peninsular está situado a una distancia máxima de unos mil y pocos kilómetros. Por ejemplo, según Google Maps: 1.090 km hasta A Coruña, 10h 30m; 1.088 km hasta Huelva, 10h 05m). Esto quiere decir, que circulando a una velocidad convencional y teniendo en cuenta la extensa red de autopistas y de autovías de que disponemos, cualquier trayecto se puede hacer como máximo entre 12 a 14 horas (incluidas 2 horas de paradas y de descanso). Si se comienza un viaje a las 6:00 de la mañana significa que puedes llegar a cualquier destino antes de las 8:00 de la tarde. De este modo, para hacer una salida tienes que invertir como máximo dos días por el desplazamiento. Sí prevés cinco días por una salida te quedan exactamente tres días para disfrutar de un turismo tranquilo en el caso de máxima lejanía.

Saliendo a las 6:00 h de la mañana no se encuentran los atascos en las carreteras y autopistas de los que empiezan la jornada laboral. En mi caso, el muy habitual paso por Zaragoza se produce también a una hora de tráfico poco conflictivo, alrededor de las 10:00 de la mañana, después de haber hecho una parada de rigor en el Área de servicio de “Los Monegros “en la AP2.

Como en lunes no haremos uso de muchos servicios, más allá de los que se encuentran en el recorrido de autopistas y carreteras, se evita el habitual cierre por descanso de los servicios turísticos de este día de la semana. El resto de actividad comercial toda está abierta por si se necesita.

Cuando organizo una salida de máxima distancia, pongamos de Barcelona en la Costa da Morte, el indicador de tiempo del trayecto previsto en Google Maps es de unas 10 h 40 m. (1.140 km hasta As Garzas). Añado dos horas más para paradas y descansos, con lo que entre 6 y 8 de la tarde puedo llegar tranquilamente a mi destino. Desde Barcelona se ha de tener en cuenta que como los trayectos son, poco o mucho, en sentido oeste se puede llegar a ganar 1 hora de Sol y llegar aún con claridad diurna, que es más descansado para conducir.

Hay que decir que me gusta mucho conducir y no me cansa; este es un requisito importante.

La vez que para hacer este trayecto pensé que podía ser interesante dividir el desplazamiento en dos días, haciendo parada a medio camino para dormir, concretamente en Burgos, constaté que para un “viaje zonal” (aquel en el que tu interés es llegar a un lugar de alojamiento todos los días) perdía el tiempo, prácticamente dos días por trayecto, que encarecía el viaje y que se reducía mucho el tiempo de tranquilidad, con las molestias añadidas tener que entrar y salir de un hotel por una noche.

Es diferente si organizas un “viaje secuencial”, desplazándote cada día, o cada dos días, de un lugar a otro en un trayecto más o menos largo, para recorrer un territorio amplio, por ejemplo si quieres hacer el Camino de Santiago.

En mi experiencia, en los trayectos largos se debe hacer una comida ligera sin sentarse a la mesa al mediodía (bocadillos de jamón más o menos decentes, pastel de manzana, queso o tarta Santiago y café se encuentran en todas las áreas de servicio) ya que se trata de no llamar al sueño. También llevar un pack de “supervivencia alimentaria” para el resto del día (almendras crudas, nueces, quesitos, manzana, plátano o uvas, quizás unos trocitos de longaniza, picos, …. y mucha agua). Con esta alimentación llegas en perfecto estado al destino.

¡¡¡Pero también pueden tener cabida otras propuestas en el Blog!!!

Reflexionando a partir de la primera idea expuesta hasta aquí, he pensado que podría incluir otras propuestas bajo la misma filosofía de un turismo tranquilo.

El resultado ha sido estructurar el Blog en 4 áreas temáticas:

  1. El turismo tranquilo
  2. Joyas en el territorio
  3. Pueblos y ciudades con interés
  4. Una forma distinta de hacer el Camino de Santiago

En todos los casos, el Blog se fundamentará en experiencias personales de lugares en los que he estado, pero también contendrá deseos de lugares y cosas que me gustaría hacer si volviese y que no hice en su momento. En principio siempre dentro de los límites territoriales de la España peninsular.

1. Turismo tranquilo

Un problema que plantea este tipo de turismo, que no es tanto de hacer y mirar cosas como de disfrutar del lugar y el instante, es que cuanto mejor haya sido la experiencia que has tenido, más ganas tienes de volver otra vez, aunque sea para repetir las mismas cosas y volver a visitar los mismos lugares. Porqué lo que más cuenta es volver a vivirlo con tanta o más intensidad que la primera -o segunda- vez.

Pero, por otro lado, quieres ir a otros lugares que no conoces, ya que el mundo está lleno de sitios vitales.

Y el tiempo, y los recursos, son limitados.

Al final, la solución viene por dejarse llevar en el momento de cada decisión por tu estado vital. Dejarse conducir sensiblemente hacia la novedad o hacia revivir experiencias y sensaciones que te llenaron en otro momento.

En la estructura empezaré para concretar el lugar de alojamiento. Cómo llegué a decidirme por aquel lugar concreto que, como se verá, ha ido respondiendo a incentivos y fuentes de información muy diferentes. Me interesará mostrar cuál fue la experiencia vivencial de la estancia.

Mi intención es presentar aquellas salidas y lugares que fueron exitosos en sus resultados de turismo tranquilo.

En principio no me parece oportuno hablar de experiencias no exitosas. Pueden haber cambiado las condiciones que las hicieron fracasar más o menos, y puede que si ahora las repitiera fueron exitosas. Sin embargo, no rehúyo plantear alguna de estas experiencias, ya que el lugar y el territorio no tenían la culpa, mientras que y ofrecen ámbitos de experiencias muy interesantes.

Por la misma razón de que el paso del tiempo puede haber hecho cambiar las condiciones de los lugares que comentaré, haré mención del año de la experiencia. Como en general todas serán cercanas en el tiempo espero y deseo que para estos lugares se mantenga el valor que para mí tuvieron en su momento. Un repaso por Internet de cada lugar puede ayudar a imaginar si las condiciones actuales mantienen la calidad que yo les atribuyo.

2. Joyas en el territorio

La intención de esta parte del Blog es la de presentar lugares puntuales del territorio que sobresalgan, desde mi punto de vista, como joyas en el territorio y que valgan la pena hacer el esfuerzo de acercarse para poder disfrutar de ellas. Habrá joyas grandes, que son ampliamente reconocidas, pero también, y quizás es lo que considero más interesante, pequeñas joyas menos conocidas o escondidas bajo la sombra de las famosas, o perdidas en lugares más o menos alejados de los circuitos turísticos generales y que contengan algún elemento de valor, sea paisajístico, por la carga histórica, por su arquitectura civil, religiosa o militar -conjuntos monásticos o castillos-, así como señalar museos pequeños o especializados que dispongan de un valor interpretativo para el territorio o para la historia.

3. Pueblos y ciudades con interés

Quisiera presentar en este apartado pueblos y ciudades que, más allá de ser bonitos, contengan elementos de interés para ser visitados. Es evidente que uno de estos elementos de interés puede ser su belleza como conjunto.

4. Una forma distinta de hacer el Camino de Santiago

Al plantearse hacer el Camino de Santiago es hacerlo a pie (forma histórica tradicional), en bicicleta (medio ya más moderno), a caballo (no tanto popular) o en coche (haciendo jornadas de largas distancias). Pero el año 2015 tuve ocasión de seguir el camino francés, desde Logroño hasta Santiago de Compostela, a otro ritmo que propició otros objetivos.

El hecho es que tres estudiantes jóvenes me pidieron si quería hacerles de coche de apoyo -para llevar sus utensilios y para auxiliarlos en caso de necesidad-Me pareció una propuesta interesante y acepté.

¿Qué tuvo de diferente? Pues la de poder hacer un recorrido muy particular y tranquilo, de acuerdo con la filosofía que impregnará este Blog.

Me gusta definirlo como un Camino de Santiago en trayecto en peine. Me explico. Los 3 peregrinos hacían etapas diarias de unos 40 km y de una duración de bastantes horas según el trayecto y las condiciones meteorológicas. ¿Y yo que haría si en mucho menos de 1 hora podía llegar al destino de la etapa? Aquí aparece el trayecto en peine: hacer el recorrido saliendo del trayecto directo para ir adentrándome por el territorio, a derecha y/o izquierda, para ir a visitar joyas escondidas, pueblos con vida campesina o abandonados o semi-abandonados, deteniéndome para disfrutar de los paisajes que se me ofrecían lo largo de los caminos, sin las prisas habituales de un trayecto en automóvil. Una cierta planificación, pero mucho de improvisación, guiaron esta forma de hacer. No siempre fue así, ya que algunos incidentes de los ciclistas truncaron mi discurrir tranquilo. Pero eso formaba parte de esta forma de hacer el camino.

Había hecho varias veces el trayecto hasta Galicia, pero siempre con la prisa por llegar a destino. En estos trayectos pensabas que sería interesante detenerse en algún punto u otro, pero el tiempo siempre apremiaba. Este camino me mostró el interés y lo agradable que es hacer etapas tranquilas, donde, como decía el poeta, lo importante no es el destino sino el placer del camino.

Poco a poco iré incorporando las 9 etapas de este Camino.

* * *

 Esta experiencia que ahora comienzo no sé dónde me llevará, pero deseo que, si alguien la lee, pueda despertarle, cuando menos, el placer de soñar lugares para ver y cosas que hacer, disfrutar y aprender.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies