En S’Agaró (Girona) nos encontramos con una urbanización residencial de playa,concebida hace un siglo, con un criterio arquitectónico exclusivamente basado en el estilo noucentista catalán, que se mantiene viva.

S’Agaró (Girona)

S'Agaro (Google earth 2020-07-10)
S'Agaró (Google earth 2020-07-10)

S’Agaró. Baix Empordà. Girona

Municipio: Castell-Platja d’Aro.  Comarca: Baix Empordà. Provincia: Girona. Com. Autónoma: Catalunya

Coordenadas: 41°47′37″N 3°03′29″E

Bien de Interés Cultural. Conjunto Histórico, 1995

Última visita: 2019

S'Agaro (Google maps 2020-07-10)
Mapa de situación de S'Agaró (Google maps 2020-07-10)

S’Agaró. Baix Empordà. Girona

Desde el Hotel-Restaurante Casamar tenemos la posibilidad de acercarnos a S’Agaró, una de las urbanizaciones residenciales de veraneo más exclusivas de la Costa Brava, en menos de media hora (25 km).

Esta salida podría ser complementada, por ejemplo, con la visita a Platja de Aro y/o Sant Feliu de Guíxols.

Elección de la visita

Me parece interesante presentar S’Agaró, una urbanización residencial secundaria privada, casi centenaria (la primera edificación es de 1924), que por sus características es probablemente única en España.

Lo que la hace singular es que, siguiendo el modelo de ciudad-jardín, todas sus edificaciones, promovidas particularmente por cada propietario con arquitectos que podían ser diferentes, debieran seguir un único estilo arquitectónico noucentista (novecentista) y unas condiciones urbanísticas, establecidas bajo contrato, por el promotor, el Sr. Josep Ensesa i Gubert junto con el arquitecto Rafael Masó. Estas condiciones se transferían notarialmente a los futuros propietarios.

Lo que le da la singularidad es que prácticamente todas las construcciones mantienen este estilo. De hecho, casi todas son originales, y las reformas que se han efectuado han mantenido la estética noucentista. En la visita sólo he visualizado una mansión de estilo más actual.

Fue una de las primeras zonas residenciales de la Costa Brava y la única que ha conservado una unidad de estilo. A pesar de que el conjunto, dicen, que ha sufrido transformaciones, incluso parte de la obra de Masó ha desaparecido o se ha modificado.

S’Agaró, ciudad-jardín

S’Agaró se trata de una urbanización de segunda residencia en la Costa Brava que, por lo que acabo de señalar, es un modelo en todo el litoral catalán, tanto por sus orígenes y por su concepción y realización, como por la conservación actual. Los principios fundacionales de la urbanización eran: exclusividad, privacidad y tranquilidad.

Hay que remontarse a principios del siglo XX, a 1923, cuando el empresario gerundense Josep Ensesa i Gubert planteó la idea de construir su casa de veraneo en una rocalla saliente entre las playas de Sant Pol y Sa Conca, que limitaban con la localidad de Sant Feliu de Guíxols por el sur y la actual Platja de Aro, por el norte, -que en aquel momento eran un humedal-. Josep Ensesa i Gubert había persuadido a su padre, Josep Ensesa i Pujades, para que adquiriera los terrenos a cambio de una deuda, en 1916.

Eran un terrenos rocosos agrícolas y ganaderos, donde predominaba la viña. Como aquellos terrenos no tenían un nombre, la familia eligió llamarlos como el arroyo Agaró (o El Garó) que discurría por allí.

Con la influencia del arquitecto Rafael Masó, colaborador y amigo de los Ensesa, la idea se transformó en un proyecto de urbanización residencial, para lo cual fue ampliando la compra de terrenos colindantes.

En palabras de Ensesa i Pujades: «Se trata de convertir todo este trozo de montaña, que tendrá unos 75.000 metros cuadrados, en un vasto suburbio-jardín, puesto que 20.000 metros pienso ir convirtiéndolos en parterres, rellanos floridos, rosaledas, etc . El arquitecto señor Rafael Masó lo tiene ya todo planeado.» (p. 43)

La primera construcción de S’Agaró fue el edificio la «Seña Blanca», chalet propiedad de Ensesa i Gubert, que se inauguró en 1924. Cuatro años más tarde, en 1928, el proyecto de S’Agaró como urbanización turística ya había ido tomando forma. No sólo prosperaron las edificaciones, sino que también lo hizo el entorno de S’Agaró: calles, plazas, jardines y miradores.

En 1932 se inauguró el Hostal de la Gavina con 11 habitaciones, ampliado posteriormente hasta 74. También se previó la construcción de una Escuela-internado, que comenzó a funcionar el curso 1935 a 1936, pero que la Guerra impidió que continuara. Actualmente se localiza el Hotel S’Agaró.

El modelo S’Agaró

S’Agaró se concibió como una urbanización privada dentro de un recinto cerrado. El modelo fue el de ciudad-jardín, con construcciones que todas ellas debían seguir la estética noucentista, bajo control de los promotores. Los destinatarios eran la burguesía selecta de Barcelona y Girona. Los condicionantes estéticos culturalistas querían alejarse a ciertas tipologías de nuevos ricos.

Josep Pla, en el libro Costa Brava, lo explica con claridad: “Se escogió, primero, el sitio: un terreno abierto, luminoso, bordeando el mar, con un paisaje de fondo de gran suavidad, de curvas largas y dulces. Se resolvió el problema de las comunicaciones. Después se levantó un plano global, muy detallado. Este plano fue declarado inamovible, ya que de lo contrario la anarquía burguesa lo hubiera estropeado todo. En un país donde no puede a ver dos casas a la misma altura, éste era el punto central. Se señaló luego el trazado de las calles y se dotó este planteamiento de todos los últimos progresos del urbanismo. Y así fueron vendiéndose los solares. Costó muchas veces sus trabajos convencer a un propietario de la necesidad de dar a su casa la altura indispensable para que no constituyera una privación de vista para su vecino de enfrente o de al lado. (…) El señor Ensesa fue ayudado en su empresa por un arquitecto muy distinguido, el difunto Rafael Masó i Valentí. (…)  Sucede con S’Agaró el fenómeno natural, consecuencia de su concepción básica: cuanto más crece, más bello es el núcleo urbano. Y es que su concepción tiene muchas ventajas derivadas de las que se deducen siempre de la sustitución del capricho anárquico por la previsión y el cuidado.“ (pp. 103 i 108)

Para interpretar las construcciones que observaremos en el recorrido hay que insistir en que fueron concebidas bajo los criterios del movimiento noucentista de principios del siglo XX en Cataluña, y que todas, supervisadas por los promotores, como ya he señalado, debían adscribirse a este estilo para dotar de homogeneidad estética al conjunto.

El crítico de arte Alexandre Cirici en su libro La arquitectura catalana, nos ayudará a entender este movimiento: “El noucentisme [representa la] voluntad de apartarse del impresionismo nórdico para abrevar en las fuentes del primer Renacimiento de la Toscana, condujeron a la ruptura total con el lirismo modernista, su desorden, su desmesura, su visualismo, su ambición, su aspiración panteísta y su retórica. (…) Quisieron enlazar con el glorioso trescentismo, dándole una continuación como la que había tenido en Italia, y tomaron como punto de partida para una nueva arquitectura catalana las formas juveniles y sonrientes, claras y ordenadas, de Brunelleschi. [Al mismo tiempo representó un] acercamiento a la plástica de las viejas construcciones rústicas, tal como renació, por ejemplo, en la urbanización de S’Agaró, de Rafael Masó.” (p. 253)

Filippo Brunelleschi, Ospedale degli Innocenti, Florència (Foto: Sailko)

El diseño de la urbanización, y el arquitecto de muchas de las primeras construcciones fue Rafael Masó, desde 1923 hasta su muerte en 1935. Continuó el proyecto Francisco Folguera y a continuación Adolf Florensa, dando por culminada la obra en 1960. Todos se mantuvieron fieles al espíritu noucentista.

S'Agaro, Girona. Projecte suburbi-jardi
R. Masó (1923). "Projecte de suburbi-jardí en terrenys de la Punta de Sant Pol propietat de Josep Ensesa" (23-48). Fons Urbanització S’Agaró (348), Arxiu Històric de Girona, Girona. (Fuente: Arnau Camps Quer, p. 91)
S'Agaro (Google earth 2020-07-10)
Límites estimados de la urbanización original de S'Agaro (Google earth 2020-07-10)
S'Agaro (Google maps 2020-07-13)

Al margen de las residencias y del Hostal, dos actuaciones significativas desarrolladas por el arquitecto Francesc Folguera fueron la construcción del camino de ronda entre las dos playas y la Iglesia de Nostra Senyora de l’Esperança, en los años 1940.

En el S’Agaró clásico intervinieron como urbanistas-arquitectos Rafael Masó; Francesc Folguera Grassi y Adolf Florensa. Así como los arquitectos Pelai Martínez y Duran Reynals en el diseño de algunos chalets.

A la sombra del prestigio de S’Agaró, la expansión del turismo ha rodeado por tierra a la urbanización. Esta se mantiene aislada con un único acceso controlado para automóviles, que sólo permite el acceso a residentes y autorizados. Lo que sí que se acepta es el paseo peatonal por todo el recinto.

Imágenes de S’Agaró

Lo mejor será mostrar una muestra de la urbanización y de las construcciones tal como se pueden observar en la actualidad. La secuencia de las imágenes no sigue ningún recorrido concreto ni pretenden ninguna exhaustividad; son flashes a lo largo del recorrido.

Entrada a S’Agaró

El acceso principal, y la única entrada para vehículos, está situada en el extremo de levante de la playa de Sa Conca, desde la que se ve el saliente de la rocalla al mar.

El primer y amplio edificio e instalaciones corresponden al Hostal de la Gavina.

S'Agaro, Girona

Efectivamente, una vez superado el primer repecho, el Hostal de la Gavina da la bienvenida a la urbanización. Es de categoría 5 estrellas gran lujo.

Arquitectónicamente nos ambienta en el estilo que impregna todas las construcciones tal como se definió en el proyecto.

S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona

La calle Sa Conca es el eje principal que une las dos playas entre los que se encuentra la urbanización.

Las calles digamos transversales abocando al mar sobre el camino de Ronda.

S'Agaro, Girona

Con el punto culminante de la plaza Mirador, con el característico templete del Mirador de S’Agaró.

S'Agaro, Girona

Muestrario de chalets

Como he señalado, recojo a continuación una muestra de las construcciones que se encuentran actualmente dentro del recinto del S’Agaró inicial.

Podremos constatar la relación del estilo arquitectónico novecentista entre el trescentismo al estilo de Brunelleschi y la tradición de la casa rural catalana.

S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona
S'Agaro, Girona

Desconozco cuáles deben ser actualmente los criterios de estilo arquitectónico a que puedan estar sometidas las nuevas construcciones que se quieran hacer actualmente.

La siguiente es la única construcción que vi que rompe el estilo y se acerca más a los estilos del siglo XXI.

S'Agaro, Girona

Iglesia de la Nostra Senyora de l'Esperança

Una edificación significativa fue la construcción, en 1942, de la Iglesia de la Nostra Senyora de l’Esperança, de estilo neobarroco -Josep Plan la califica de barroco marinero-, obra también de Folguera.

En el lateral de la epístola destaca un porche construido con una parte de las arcadas del claustro gótico del Convento de Sant Francesc de Girona, así como dos sepulcros góticos procedentes del castillo de Foixà y otros elementos históricos recuperados.

Esta Iglesia privada ha sido escenario de numerosas bodas con «solera».

S'Agaro, Girona. Esglesia de la Nostra Senyora de l'Esperança
S'Agaro, Girona. Esglesia de la Nostra Senyora de l'Esperança
S'Agaro, Girona. Esglesia de la Nostra Senyora de l'Esperança
S'Agaro, Girona. Esglesia de la Nostra Senyora de l'Esperança
S'Agaro, Girona. Esglesia de la Nostra Senyora de l'Esperança

Playa de Sant Pol

La salida de S’Agaró nos muestra una magnífica perspectiva de la playa de Sant Pol y el Puig de les Forques, que cierra por el este la ciudad de Sant Feliu de Guíxols.

Platja de Sant Pol. Girona

Dos chalets llaman la atención.

Platja de Sant Pol. Girona

La Casa Estrada, conocida como Chalet de les Punxes, construida entre 1890 y 1912, en estilo modernista. Bien Cultural de Interés Local (BCIL).

Casa Estrada - Xalet de les Punxes, Platja de Sant Pol. Girona

La Casa Girbau Estrada del año 1910, de estilo arquitectónico modernista a novecentista, obra de Josep Goday.

Casa Girbau Estrada , Platja de Sant Pol. Girona

Fin de la visita

Ha sido una visita a un lugar especial. Una vieja idea de exclusividad para un conjunto residencial que se mantiene bastante intacta a lo largo de un siglo, y que sobrevive a los cambios radicales que el turismo ha sufrido, y ocasionado, a lo largo de este lapso de tiempo en toda la costa catalana y española.

El elitismo de S’Agaró podía haber tenido contrapuntos más democráticos, como el proyecto que por aquellas mismas épocas iniciales del primer tercio del siglo XX podían haber sido el Poblado de Veraneo en el municipio de Castell d’Aro diseñado por los arquitectos Josep Lluís Sert i López y Josep Torres Clavé (veasé el trabajo de Arnau Campos Quer).

Pero la historia de este país fue por otros derroteros: la democratización y monetarización del turismo tomó caminos banalizadores y destructores del territorio. Dejémoslo aquí en el contexto auto limitado de este Blog.

Como simples visitantes, aceptamos S’Agaró como una obra histórica más en el territorio, en este caso no prehistórica, románica, medieval …, sino como una joya única del noucentisme de principios del siglo XX que se mantiene viva, no en ruinas.

Bases de información

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies