Los castillos de Guadamur y de Polán son dos castillos medievales toledanos de la frontera del Tajo. El de Guadamur en todo su esplendor constructivo completo, mientras que el de Polán presenta unas impresionantes ruinas.

Castillos de Guadamur y Polán (Toledo)

Castillo de Guadamur, Toledo
Castillo de Guadamur

Castillos de Guadamur y Polán. Montes de Toledo. Toledo

Comarca: Montes de Toledo. Provincia: Toledo. Com. Autónoma: Castilla-La Mancha

Castillo de Guadamur: Coordenadas: 39°48’36.7″N 4°08’46.3″W.  Altitud: 640 msnm. Población: 1.806 habitantes (2021)

Castillo de Polán: Coordenadas: 39°47’25.6″N 4°10’06.7″W. Altitud: 648 msnm.  Población: 3.908 habitantes (2021)

Ambos castillos declarados Bien de Interés Cultural (BIC)

Visita: 2021

Mapa de situación Ermita Ntra Sra de la Natividad, Guadamur, Toledo (Google maps 2022-03-11)
Mapa de situación de los Castillos de Guadamur y Polán (Google maps 2022-03-11)

Castillos de Guadamur y Polán. Montes de Toledo. Toledo

Hallándome en tierra de castillos, desde el Hotel La Salve un objetivo era visitar diversos castillos de la zona, entre ellos los de Guadamur y Polán. El día que tenía destinado no coincidía con los días de visita del primero, por lo que tendría que limitarme a observar el exterior.

El territorio y la historia

La consolidación del territorio de Castilla la Nueva -la Castilla-La Mancha actual- a partir del siglo XIV, con el desplazamiento definitivo de la frontera cristiano-musulmana hacia tierras andaluzas, será seguido por el proceso de ocupación señorial de las tierras conquistadas, en un proceso de feudalización.

En el caso de Castilla-La Mancha, siguiendo a Muñoz Jiménez, se articulan dos grandes grupos sociales que se apropian del territorio: los señoríos nobiliarios y los señoríos episcopales. A su vez, dentro de los señoríos nobiliarios se puede distinguir entre los grandes señoríos, los señoríos de tamaño medio y los señoríos menores o locales.

Para la defensa de sus territorios y como muestra de poder frente a los iguales y frente a los súbditos, la figura del castillo aparece como un símbolo territorial de este poder de estos señoríos.

Siguiendo las tipologías que expuse en el Post Los Castillos medievales en España, vemos que se pasa del castillo-fortaleza de frontera al castillo de repoblación y consolidación territorial. Serán castillos-residencia, sin olvidar que deben mantener sus funciones defensivas en un nuevo contexto de competencia con otros nobles, o con la realeza.

Pasarán a cumplir un nuevo doble papel. Por un lado, el castillo se convierte en lugar de residencia, del señor o del alcaide, mientras que, por otro, deviene en símbolo presencial de poder sobre los súbditos que viven a sus pies y frente al poder competitivo de los otros señores. Se tratará de castillos señoriales, en general de nueva planta, en la que se manifiesta la presencia del arquitecto como diseñador del conjunto.

Dada la configuración orográfica de la meseta sur, el emplazamiento de estas fortificaciones serán predominantemente castillos de llano o de colina o mota.

Por último, señalar que, desde el punto de vista de su arquitectura, en el siglo XIV se inicia un proceso de transición desde los modelos de castillo islámico y románico hacia el castillo-palacio, además de ir adaptando sus defensas al desarrollo de la artillería. En el siglo XV, en especial bajo la influencia de las obras del arquitecto bretón Juan Guas, se introduce el estilo de castillo entre gótico-borgoñón e italianizante.

El lujo y la fantasía harán presencia tanto en el interior como en el exterior de estas fortificaciones.

Muñoz Jiménez sintetiza perfectamente este tipo de castillos: “hay que reconocer que nunca se labraron castillos más asombrosos que aquellos que como Belmonte, Guadamur o Garcimuñoz, entre otros, se corresponden exactamente con el tipo más característico de castillo señorial bajomedieval, en el que los aspectos representativos de la arquitectura como símbolo del poder y como prototipo de ensoñaciones caballerescas, ya casi innecesarias desde el punto de vista militar, entonan en su decorativismo el canto de cisne de una sociedad, la medieval, que llegaba a su fin.” (p. 21)

Castillo de Guadamur

Monumento Histórico-Artístico desde 1964.

Castillo de Guadamur, Toledo (Google maps 2022-03-07)
Castillo de Guadamur (Google maps 2022-03-07)
Planta del Castillo de Guadamur, Toledo

Un castillo que presenta ejemplarmente las características del nuevo modelo es el castillo de Guadamur, en la zona de los Montes de Toledo, a tan solo unas dos leguas (12 kilómetros en línea recta) de la capital Toledo.

Esta fortaleza -habitada en la actualidad- es un magnífico ejemplo, bien conservado, de los castillos residenciales del siglo XV propios de la provincia de Toledo.

Se localiza en el caserío de Guadamur. En la parte posterior por el lado de levante no se encuentran construcciones, pero no se puede acceder ya que por ese lado se extienden los amplios terrenos propiedad del castillo.

Un apunte personal. Para recabar información sobre algunos detalles del interior del castillo de Guadamur me puse en contacto con la Oficina de Turismo, donde el Sr. Pedro A. Alonso me aportó gran cantidad de detalles y me puso en contacto con su completísimo blog guadamurayeryhoy. También me señaló el interés de entrar en la página de davidutrilla con gran cantidad de fotografías del castillo y, sobre todo, de su interior. Es reconfortante encontrar a personas tan motivadas por su tarea informativa desde las instituciones como el Sr. Alonso.

El castillo de Guadamur formaba parte del señorío de Fuensalida, señorío concedido en 1445 por Enrique IV de Castilla a Pedro López de Ayala y Guzmán “el Tuerto” y desde 1470 Condado de Fuensalida en la persona de Pedro López de Ayala Castañeda “el Sordo”, II señor de Fuensalida. Comprendía el señorío las localidades de Fuensalida, Guadamur, Huecas y Humanes, todas en Toledo, y constituye uno de los dominios apreciables de la región dentro de los señoríos de nobleza media, donde también poseía el castillo de Villalba en Cebolla.

Las obras del castillo las inició el I Señor de Fuensalida hacia 1444 y las continuó el II Señor, finalizando las obras de la primera etapa en 1469, que comprendían la parte inferior y la torre del homenaje. Probablemente con diseño de Juan Guas.

El cuarto conde de Fuensalida terminó la construcción del castillo en su forma actual en la segunda mitad del siglo XVI, incorporando un segundo cuerpo principal, el recinto externo y el foso.

Posteriormente la propiedad pasó por diversas manos nobiliarias y avatares. Entre 1809-1811 fue ocupado e incendiado por las fuerzas napoleónicas. Las tropas carlistas lo ocuparon sumando más ruina.

Castillo de Guadamur, Toledo. Litografia Parcerisa 1853
Estado exterior en 1853. Litografía Parcerisa

En 1887 lo compró Carlos Morenes y Tord, sexto conde del Asalto, quien procedió a su reconstrucción y adecuación para convertirlo en su vivienda. Según se deduce de los escritos, gracias a él el castillo con todos los elementos constructivos de una fortificación palaciega completa, ha podido llegar hasta nuestros días, y no solamente como un conjunto de muros vacíos de contenido, como en gran parte de las fortalezas que se encuentran en estados generalmente ruinosos.

Nuevamente destruido entre 1936-39 y nuevamente restaurado por el marqués de Campoo. Hasta que, finalmente, en 1997, lo compró el empresario Venancio Sánchez Mejorado, rehabilitándolo completamente y convirtiéndolo en lugar residencial, por lo que, actualmente, es un castillo privado, pero que es posible visitar con reserva previa: lunes, martes y miércoles de 9.00 a 14.00 horas. (925 291 560 – 925 291 301).

De todas formas, tras los períodos intermedios de destrucción y ruina, sobre todo de las partes interiores, y dado que no existían representaciones de cómo eran las estancias originales, las reconstrucciones posteriores hasta la actual tienen la forma más o menos adaptada a las circunstancias de cada etapa de recuperación.

Por su parte, todas las referencias históricas que existen sobre el exterior indican que se mantuvo siempre con gran integridad, con lo que ha llegado hasta nuestros días es esencialmente original.

Aun así, si comparamos las dos fotografías siguientes vemos que ha sido necesario reconstruir algunos elementos, como el tambor de la muralla exterior de la esquina norte.

Estas fotografías muestran la majestuosidad y prestancia de la fortificación y el completo estado de conservación de todo el conjunto.

Castillo de Guadamur, Toledo, megaconstrucciones
(Foto: Megaconstrucciones)
(Foto: cultura.castillalamancha)

Los indicios apuntan que en el lugar hubo un asentamiento romano y, posteriormente, una torre árabe. Pero el castillo no muestra ningún signo de su presencia y se manifiesta como un edificio de nueva planta y construido en su totalidad en dos periodos relativamente cortos de tiempo. En unos 25 años la primera etapa, entre 1444 a 1469.

La planta básica es un cuadrado de unos 22 metros de lado, pero con una impresionante torre del homenaje en la esquina oeste, mientras que las tres restantes esquinas lo ocupan torreones circulares. Excepto en el lado de la entrada, los otros tres contienen en su parte central esperones que se asocia a los inicios del abaluartamiento, efecto de la influencia italiana.

La torre del homenaje está coronada por escaraguaitas y parapeto amatacanado.

En la segunda etapa de construcción por el III Conde de Fuensalida hacia 1503, se añadió un recinto externo siguiendo la misma forma que el interno. En las esquinas cubos circulares de refuerzo, y en la parte central baluartes.

Un puente levadizo permitía salvar el foso, dando acceso al castillo a través de la torre del Homenaje y de la parte avanzada en la planta del recinto. El puente estaba defendido por dos torreones y un matacán sobre la puerta.

(Foto: Castilla-La Mancha. Patrimonio Cultural)
(Foto: Castilla-La Mancha. Patrimonio Cultural)

El recinto externo está rodeado de un foso seco de escarpa y contraescarpa empedrada.

Desde una cierta distancia podemos constatar la característica de castillo de llanura, que hacía preciso el foso seco para reforzar la seguridad.

Castillo de Guadamur, Toledo

Su fábrica es de mampostería reforzada en los ángulos por sillería.

La torre del Homenaje es de grandes dimensiones y esbelta. De planta rectangular de 18×12 metros y una altura de más de 30 metros.

En la parte superior seis garitones.

Castillo de Guadamur, Toledo

Vamos siguiendo la visión del castillo desplazándonos por las calles que delimitan el perímetro del muro “muralla del siglo XXI” que cierra la propiedad por la parte urbana del recinto.

Castillo de Guadamur, Toledo
Castillo de Guadamur, Toledo

Las almenas terminan den forma de prisma piramidal.

Castillo de Guadamur, Toledo

El soporte de los garitones son voladuras circulares adornadas con perlas y pirámides.

Castillo de Guadamur, Toledo
Castillo de Guadamur, Toledo
Castillo de Guadamur, Toledo
Castillo de Guadamur, Toledo
Castillo de Guadamur, Toledo

Llegamos al lado sur, último que es visible desde el exterior.

Castillo de Guadamur, Toledo
Castillo de Guadamur, Toledo

Una nota final. Los propietarios tienen todo el derecho a ajardinar y plantar árboles como quieran y donde quieran en su propiedad. Pero les pediría un poco de sensibilidad en relación a que se trata de un BIC, y por tanto, de un bien que forma parte de nuestra cultura y del que deberíamos poder disfrutar todos los ciudadanos. En concreto, haber colocado árboles siguiendo todo el muro urbano de la propiedad conlleva que, a medida que van creciendo, van aumentando la dificultad para visualizar el castillo desde la calle, ya que se interponen las copas de los árboles, sin que para los propietarios aporte mayor privacidad, que ya le otorga el muro.

Castillo de Polán

Bien de Interés Cultural (BIC)

Castillo de Polan, Toledo(Google-earth-2022-03-11)
Castillo de Polán (Google earth 2022-03-11)

A escasos 3 kilómetros lineales (5 kilómetros por carretera), se encuentra el Castillo de Polán, integrado en el caserío de la localidad, ocupando el límite del lado norte.

Castillo de Polan, Toledo. Semanario pintoresco espanol ruinas del castillo de polan provincia de toledo, Pizarro
Grabado de Pizarro. Seminario Pintoresco Español. Hacia 1850 (Fuente: castillosdeespaña)

De ser cierto el entorno que presenta el grabado no existiría casería en los alrededores del castillo. Este se abría extendido hasta su base con posterioridad.

Castillo de Polan, Toledo
Fotografía de Casiano Alguacil (entre 1870 y 1880) (Fuente: castillosdeespaña)

Una vista en la actualidad.

Del castillo quedan pocos restos, una torre rectangular completa en su exterior, de unos 18 metros de altura, y el muro norte de la que debía ser la torre del homenaje, por su mayor altura, unos 25 metros. A pesar de la escasez de restos, lo que se observa impresiona por su aparejo y majestuosidad.

El lateral de la torre de levante está situado sobre la calle, mientras que el resto de las ruinas quedan insertas en las construcciones urbanas, especialmente el patio del Colegio Público José María Corcuera, por lo que no se puede acceder a ellas. Solamente observar lo que es visible desde las calles adyacentes.

Castillo de Polan, Toledo
Castillo de Polan, Toledo
Castillo de Polan, Toledo
Castillo de Polan, Toledo

Se tienen pocas noticias del origen del castillo. En el año 1116 se le cita en una batalla entre los cristianos de Toledo y los musulmanes de Oreja. En el siglo XV perteneció al señorío menor de Lope Ortiz de Zúñiga.

Por tanto, por tipología el castillo de Polán en origen debió ser un castillo de frontera de llanura. Probablemente fue reconvertido en castillo-palacio en la baja Edad Media.

Se conservan tan solo algunos restos del paño de la muralla, así como dos de las torres. Parece que este castillo se construyó para defender la zona del Tajo de las incursiones musulmanas.

La torre del lado este conserva su planta completa, de altura inferior a la torre del lado oeste. Presenta planta cuadrada de la que sobresalen ocho estribos, más potentes en las esquinas.

Aparte, aunque unida por una derruida muralla, aparece la hendida ruina de su altísima torre del homenaje, con arcos semicirculares y modillones salientes, huérfanos ya de sus almenas.

Realizado en mampostería de tamaño medio y grande con refuerzos de sillar y sillarejo en las esquinas trabados con mortero de cal y arena.

Castillo de Polan, Toledo

La torre muestra la grandiosidad y originalidad de una estructura poco usada. Se apunta su similitud con los castillos militares franceses de los siglos XI y XII.

La torre de planta rectangular completa presenta altos muros y cubos adosados de planta de cuarto de círculo en las esquinas, y de semicírculo en el comedio de las cortinas.

Cabe destacar que los estribos de las esquinas son más potentes que los de las partes centrales, ya que actuarían a la vez como contrafuertes.

Castillo de Polan, Toledo
Castillo de Polan, Toledo

Al exterior se abren manos en forma de saeteras y pequeñas ventanas realizadas en granito. Hay que destacar entre ellas la más grande, ya que conserva el dintel decorado con medias esferas.

Castillo de Polan, Toledo
Castillo de Polan, Toledo

Recordemos que la torre oeste, que probablemente fue a la torre del homenaje, conserva más altura, aunque no está completa.

Castillo de Polan, Toledo

Presenta una construcción muy potente en la que se distinguen cuatro cuerpos, en el último de los cuales se observa el arranque de una bóveda. Al quedar cortada la torre por la mitad de arriba abajo, permite ver la disposición de los cuerpos.

Los vanos se reparten entre saeteras y pequeñas ventanas, todas ellas realizadas en piedra granítica con dinteles y jambas simples.

Castillo de Polan, Toledo

Por encima, varios modillones de piedra berroqueña, de doble matacán saledizo, hoy desaparecido, muestran un típico ejemplo de la arquitectura militar medieval en Toledo.

Las ménsulas bordean toda la torre y formarían un matacán continuo, algo no habitual en los castillos toledanos.

Castillo de Polan, Toledo

En la web de turismodecastillalamancha/patrimonio se apunta que “Fue un enorme castillo, a juzgar por sus restos, y por la perfectamente conservada puerta, que da acceso a la plaza del pueblo, alejada de la fortaleza propiamente dicha.”

Busco esta puerta en la plaza de la villa y encuentro, a una distancia lineal de 180 metros de la torre, ciertamente alineada con la torre este, una portada de estilo renacentista que el cartel informativo indica que es del siglo XVII-XVIII, realizada en piedra berroqueña y que denomina Casa de las Columnas, declarada Bien de Interés Cultural.

Un gran portalón de madera de dos hojas, flanqueado por dos columnas de orden dórico con dos jambas que soportan un arco de medio punto, con una ménsula con decoración de volutas. Sobre el dintel un frontón partido con un escudo heráldico en el centro.

Me sorprende el distinto estilo con respecto al castillo y pregunto por la relación entre la puerta y el castillo. Nadie conoce que haya relación entre ambos.

Otras fuentes señalan que esta portada correspondería a la casa de los Guzmán.

Casa de las columnas, Polan, Toledo

Bases de información

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.