Els Casals es un hotel-restaurante que cumple con creces los requisitos de un turismo tranquilo, en un territorio donde observar desde 68 millones años atrás, pasando por el románico, hasta el patrimonio industrial.

Els Casals. Berguedà

Els Casals

Els Casals. Hotel y Restaurante. Sagàs, Berguedà

Els Casals, Crta BV-4406, Masia Els Casals, 08517 Sagàs, Barcelona

Teléfono: +34 938 251 200

Altitud: 736 msnm

Primer contacto: 2003

Mapa de situación de Els Casals (Google maps 2018-04-28)

Els Casals. Hotel y Restaurante

Elección de la salida

Hace bastante tiempo que conozco Sagàs y su entorno, dado que durante bastantes años tuvimos alquilada la masía más cercana a lo que entonces era la granja Els Casals. Era un placer salir a buscar ajedrea para incorporarla a un guiso que estabas haciendo en ese momento. Se terminó el alquiler y cambiamos de aires.

Yo diría que cada verano los que estuvimos allí nos llamaron “a rebato” para ir a apagar fuego. No sé si servíamos para mucho, pero lo importante era la sensación de solidaridad entre vecinos y residentes.

Después de irnos, la familia mantuvimos algunos contactos con gente de Sagàs producto de las relaciones de aquellos años. Los masovers (colonos) -el José y Teresa- se jubilaron y abandonaron Els Casals.

En 1994 se produjo un devastador incendio en la zona que puso incluso en peligro la vida de algunos conocidos. El paisaje que quedó era desolador. Els Casals fue uno de los afectados por el fuego. Por suerte la naturaleza se regenera si se le permite.

Pero en el año 2000 nos llegó la noticia de que los hijos de los propietarios de la masoveria la habían convertido en un restaurante y hotel rural. Gente arraigada en el país, querían que fuese adelante. El más pequeño de los hermanos –Oriol– como cocinero, y los mayores continuando la explotación agraria familiar con un enfoque moderno y suministradores de materia prima de calidad, entre otros para el restaurante Els Casals. Las noticias era que si comía muy bien.

En 2003 toda la familia volvimos a Els Casals, pero ahora para disfrutar de la cocina de Oriol Rovira. Fue emotivo para nosotros reencontrar la masoveria y el lugar, aunque con un cambio radical de función. Dar un paseo antes de comer hasta El Bufart -era la masía que habíamos tenido alquilada- y rememorar recuerdos entrañables. Después hemos ido volviendo en circunstancias diversas. Pero siempre hemos mantenido un tirón por aquel lugar.

Els Casals al fons
Els Casals es la edificación que se ve al fondo a la derecha (1978)

Al ir descubrimos que también era un hotel rural y planeamos que algún día iríamos. Como sucede a menudo, los propósitos no siempre se cumplen exactamente. Pero en el momento de plantearme este Blog creí imprescindible incorporar Els Casals, pero había que comprobar si cumplía la última condición de mi concepto de turismo tranquilo. De estas condiciones, la del entorno, con el más inmediato regenerado, lleno de propuestas paisajísticas y culturales del máximo interés ya estaba clara. La calidad de la comida no tenía discusión. Quedaba para verificar el alojamiento, y eso he hecho antes de presentar este Post con todas las garantías.

A pesar de mantener la estructura de esta sección del Blog, tendrá matices diferentes, ya que las propuestas de salidas no habrán sido vividas necesariamente en el momento de la estancia, sino que aportarán parte de la experiencia vivida en los años de residencia temporal a 500 metros de Els Casals.

El Hotel y el Restaurante Els Casals

Oriol Rovira y Carolina Calvo ofrecen en el hotel y en el restaurante unas instalaciones que conjugan perfectamente la tradición y la modernidad, creando un ambiente absolutamente acogedor y confortable. Comentario sentido por la ventana de mi habitación a unos clientes del restaurante que paseaban alrededor del edificio: “Aquí deberíamos venir a pasar unos días de tranquilidad“. Acababa de aparecer el concepto clave de este Blog.

El edificio tiene la forma clásica de las masías de esta zona: Un edificio en forma de cubo con tres plantas y tejado de doble vertiente con teja árabe, y edificaciones anexas para las diversas funciones agrarias y ganaderas. Está abierto a los cuatro vientos lo que da una sensación de “libertad” y de amplitud de espíritu cuando resides en él.

Después del motivador primer contacto visual con el edificio, el ambiente que se respira cuando entras es de calidad y buen gusto. Característica que se va manteniendo por todos los espacios por donde pasas.

Recepción
Sala de distribución de las habitaciones en la primera planta

El hotel dispone de ocho habitaciones. La que ocupé era absolutamente austera, con una gran fotografía como cabecera de ambiente rural. En este caso de un tendedero de ropa.

Els Casals

Las vistas desde la ventana de la habitación son de amplitud y serenidad.

Tras pasar la primera noche, sin ningún ruido que no fuera procedente del campo y la naturaleza -no hay ninguna calle ni carretera a menos de 800 metros-, toca coger fuerzas para la jornada. Como era un día laborable y fuera de temporada, tuve el privilegio de estar solo. Oriol me había preparado un espléndido desayuno, y más que hubiera pedido. En un día normal lo mismo lo habríamos encontrado en un bufet espléndidamente surtido, donde sobresalen los embutidos producidos en la familia.

Els Casals

El comedor para los residentes en el hotel, también austero, presenta una particularidad ya que una pieza cilíndrica metálica de grandes dimensiones acoge la vinoteca, visible a través de una puerta de cristal. Esta pieza le separa visualmente del restaurante degustación, reconocido con 1 estrella Michelin. La sobriedad y la modernidad definen la gran sala del restaurante, con alto grado de intimidad entre mesas por unas pantallas de madera divisoras del espacio.

Els Casals
Comedor del hotel con la vinoteca dentro del cilindro metálico
El comedor degustación aporta alto grado de intimidad

Una gran sala de estar y de lectura, con confortables sillones y sofás, me permitió pasar un rato agradable y relajado de lectura antes de cenar.

Els Casals
Sala de estar y lectura

No fue el caso, pero en otro momento podría haber sido una buena idea tomar un baño en la zona de la piscina.

Los días de estancia me acogí a la fórmula de pensión completa, con una incursión en el menú gastronómico. Salvo la diferencia en las posibilidades de elección, lo que es esencial, que es la calidad de los platos servidos, es idéntica, ya que la materia prima es la misma, así como la concepción de la cocina con que están elaborados. Recordemos que una parte importante de los productos proceden de la misma finca o de explotaciones cercanas.

Como en las ocasiones anteriores quiero dejar claro que éste no es un Post patrocinado, sino la expresión de mi sentir y percibir.

Otros restaurantes con la impronta de Oriol Rovira

Oriol Rovira ha extendido su cocina a Barcelona y Madrid. Aquí dejo las referencias por si deseáis acercaros a ellas a degustarla.

En Barcelona:

SAGÀS BCN, Pla de Palau, 13, +34 933 102 434

Pork… boig per tu, Consolat de Mar 15, +34 932 95 66 36

En Madrid:

SAGÀS Madrid, Centro Cultural Matadero, Paseo de la Chopera, 14, +34 914 732 473

El territorio: Berguedà y Lluçanès

Sagàs está situado en el centro-este de la comarca del Berguedà, al norte de la provincia de Barcelona, fronterizo con la subcomarca del Lluçanès al este y el Ripollès más al norte. Sus 730 m de altitud lo sitúan en el ámbito de la montaña media en la frontera entre el Prepirineo y la depresión central catalana. Morfológicamente el sur de Sagàs se presenta como una llanura ondulada por la erosión de los arroyos procedentes del Prepirineo y que confluirán sobre el río Llobregat, que articula de norte a sur el Berguedà. Mientras que en el norte comenzarán ya las estribaciones del Prepirineo, con la Sierra de Picancel como primer núcleo montañoso importante. Al este se elevará el llano de la comarca geográfica del Lluçanès. Tenemos así definido un territorio sobre el que articularé una parte importante de las propuestas de salidas que expondré a continuación.

Para acercarnos a la interpretación de las formas de asentamiento humano de este territorio debemos retroceder a la alta edad media, entre los siglos IX y XII, cuando se produce el asentamiento durante estos dos siglos de la Marca Hispanica, y combinarlo con la morfología del territorio, roto por numerosos arroyos que no dejan cabida a terrenos planos sino con casi constantes pendientes fruto de la erosión causada a su paso.

Si nos situamos en las cumbres del colinas tendremos la percepción de un llano, pero si nos desplazamos por los caminos nos moveremos entre valles longitudinales poco profundos pero ondulantes, con sensación de un terreno fragmentado en pequeñas unidades.

Esta morfología propició que durante el repoblamiento en aquellos siglos, con una estructura social pre-feudal, aquella sociedad eminentemente agraria, se articulara en pequeños núcleos de población y en masias dispersas organizados en torno al Castillo del señor del territorio o de los monasterios, y que se edificasen un gran número de iglesias diseminadas con dominio del románico. El castillo y la parroquia formarán el núcleo del nuevo poblamiento.

Esta estructura básica pervivió hasta un resurgimiento económico de base agraria en los siglos XVII y XVIII, con efectos de crecimiento poblacional que propiciaron la expansión y renovación de los núcleos de población y de las viviendas, y que también afectó a la renovación de las masías que continuaron articulando el poblamiento disperso. Será el momento de la entrada del renacimiento-barroco en la arquitectura religiosa, lo que afectará muy especialmente las fachadas y torres de muchas iglesias.

En el siglo XIX irrumpe la industrialización que buscará aprovechar la energía motriz del agua, muy especialmente en la cuenca del río Llobregat, o también la explotación del carbón de lignito y la obtención de cemento en las montañas del Prepirineo. Los pueblos donde penetró esta industrialización vieron afectada la morfología urbana para adaptarse a las demandas de vivienda obrera, desplazando una parte de la función agraria de la casa. En los pueblos que asumieron un importante crecimiento poblacional es normal encontrar una parte central donde las calles mantienen la procedencia medieval, con ensanches que no precisan una función agraria, lo que se manifiesta en la forma y calidad de las edificaciones.

Con una visión desde el punto de valoración actual para el turista, muchos de estos pueblos habrán perdido parte de su carácter bucólico que llamamos “medieval“.

Un fenómeno muy importante en la zona fue la implantación de las colonias industriales en el siglo XIX, formadas por núcleos independientes de fábricas textiles o explotaciones mineras, viviendas para sus trabajadores y los servicios mínimos, lo que conformará verdaderos pueblos en sí mismos. En el modelo ideológico social y empresarial de la época sobresaldrán en cada colonia dos edificaciones: un palacete-vivienda del dueño, de gusto cuando menos discutible, y una gran iglesia de estilo neo-románico o neo-gótico.

Desde la segunda mitad del siglo XX nosotros mismos, con nuestra actividad turística, somos en parte agentes de los nuevos cambios morfológicos y sociales. El proceso está siendo de extinción de toda la actividad textil y minera, la supervivencia más o menos dificultosa de la actividad agraria y ganadera y la penetración del turismo con mentalidades y componentes historicistas, neoruralistes y / o escapistas de la vida urbana.

Y en este punto me sitúo yo mismo por el hecho de practicarlo y explicarlo a mi manera.

Propuestas de salidas

Es difícil hacer propuestas de salidas ya que el territorio está repleto de lugares con interés, tanto paisajístico como cultural.

De los culturales podríamos hacer dos grandes grupos: El patrimonio prerrománico y románico en forma de innumerables monasterios, iglesias y capillas, y el patrimonio industrial, tanto minero como textil, en la cuenca del río Llobregat.

Si tenemos ganas de caminar, podemos dirigirnos a cualquiera de las numerosas capillas que se encuentran repartidas por el territorio, al tiempo que disfrutaremos del paisaje.

Estamos a los pies del Prepirineo y en un radio de unos 50 kilómetros podríamos ir a los Rasos de Peguera, en el Pedraforca, o a las Fuentes del Llobregat. O más cerca, en la Riera de Merlès o en la Sierra de Catllaràs.

Por el entorno

Bajar caminando hasta la casa de La Rovira, o acercarse hasta el Ayuntamiento, o tomar el camino en dirección a El Bufart, pueden ser opciones para antes de cenar.

Sant Andreu de Sagàs

No podemos irnos sin acercarnos a la Iglesia de Sant Andreu de Sagàs. En su base ya está documentada en 903. El edificio actual se construyó en el siglo XI y se caracteriza por la planta basilical con tres naves. En el siglo XVII se construyó la nueva puerta y la sacristía, y el campanario en el siglo XIX.

Sagàs
Pequeña concentración alrededor de la Iglesia de Sant Andreu. Todo lo demás es población dispersa en masías
St Andreu de Sagàs Planta
Planta de la Iglesia de Sant Andreu de Sagàs
Aquí tenemos uno de los ejemplos de remodelación del siglo XIX. Se rompe la fachada para incorporar un campanario
St Andreu de Sagàs
La planta basilical de tres naves termina con tres ábsides de estilo lombardo

Salidas de media jornada

Riera de Merlès – Sant Jaume de Frontanyà – Borredà – Vilada – La Baells

Recorrido de la salida (Google maps 2018-04-28)
Recorrido de la salida (Google maps 2018-04-28)

Esta propuesta se trata de un circuito circular con un recorrido total de 85,3 km y 1h 52 min, sin contar ninguna parada. Combinaremos paisaje e historia.

Els Casals a Riera de Merlès (A a B). (13 km, 17 min)

Se trata de disfrutar de la naturaleza, sobre todo cuando tomamos el desvío que nos hará seguir el valle de la Riera de Merlès. Según la estación climática encontraremos alicientes diferentes. En caso de ser el verano podremos incluso bañarnos en alguna de las numerosas pozas que hace el río.

La Riera nace en los Rasos de Tubau en la Sierra del Catllaràs (Prepirineo), a los límites de la comarca del Berguedà con el Ripollès, y acaba confluyendo con el río Llobregat.

El punto (B) de parada lo he situado de forma referencial en el Camping Riera Merlès, pero se puede elegir cualquier otro punto más aislado.

La vegetación está conformada por el pino blanco, robles, encinas y bosque de ribera y áreas de pasto a disposición del ganado vacuno.

Por el camino iremos encontrando masías y algunos molinos reconvertidos en residencias secundarias.

Riera de Merlès
Riera de Merlès
Pastures a la Riera de Merlès
La ganadería bovina es una de las actividades económicas de las masías activas a lo largo de la Riera de Merlès

Si no hemos decidido quedarnos toda la mañana (o la tarde) disfrutando de la Riera podemos continuar hacia Sant Jaume de Frontanyà.

Riera de Merlès a Sant Jaume de Frontanyà (B a C). (23,5 km, 33 min)

             Enlace con el PostSant Jaume de Frontanyà. Pueblo e Iglesia del monasterio

Pasaremos por Borredà sin detenernos -lo haremos a la vuelta-, para dirigirnos a Sant Jaume de Frontanyà (C).

A la sombra de la Sierra de Catllerà, 1075 msnm llegamos al pueblo, uno de los municipios con menos habitantes de Cataluña, con 30 habitantes censados en 2017 (ha ganado 11 respecto al 2011).

Agricultura, ganadería y turismo conforman su base económica. Rodeado de bosques eurosiberianos, con predominio de pino rojo, el roble y los pastos.

Sant Jaume de Frontanyà

Presidido por la monumental Iglesia de Sant Jaume, el pueblo lo conforma un reducido número de casas alineadas en dos calles. Como es típico de la zona también existe población dispersa en masías.

Sant Jaume de Frontanyà
Planta de l'Església de Sant Jaume de Frontanyà
Planta de Sant Jaume de Frontanyà

Sobre una iglesia prerrománica del siglo IX la orden agustiniana de los agustinos estableció un priorato de canónigos regulares. El edificio es de estilo románico lombardo. Actualmente sólo queda la iglesia.

Església de Sant Jaume de Frontanyà

Consigo la llave del templo en la casa de turismo rural Casa Blanca. Para encontrarla bajad por el camino de la izquierda de la iglesia, atravesad la carretera y en las casas del fondo la encontrareis.

Església de Sant Jaume de Frontanyà
Església de Sant Jaume de Frontanyà

El interés del pueblo, de la iglesia y del paisaje del entorno bien ha valido el viaje, que recomiendo altamente.

Sant Jaume de Frontanyà a Borredà (C a E). (8,3 km, 15 min)

Retrocedemos para dirigirnos a Borredà (E).

Aproximadamente 1 km antes de entrar en el pueblo podemos tomar un camino a la derecha hacia La Solana (D) para dirigirnos a la Quesería Artesana La Bauma a comprar quesos. Para mi gusto, todos sus quesos de oveja y de cabra son excelentes.

Poco metros antes a la izquierda había un desvío hacia un Parque Aventura sobre árboles en el recinto del Camping Campalans.

A una altitud de 854 msnm, los 470 habitantes (2017) de Borredà forman un núcleo dinámico que vive de la agricultura, la ganadería, el tratamiento agroalimentario y el turismo. Su situación le permite ofrecer atractivos naturales (senderismo, escalada, espeleología o deportes náuticos en el embalse de la Baells y un Parque Aventura en los árboles que ya he citado en el Camping Campalans.

Como en el conjunto de pueblos de la zona, en los siglos XVII y XVIII había sido un núcleo importante de industria textil, lo que conllevó la expansión del núcleo urbano medieval. Este cambio se observa en la tipología de los edificios destinados entonces a trabajadores de la industria con necesidades diferentes de las anteriores agrarias, como se puede observar en el contraste entre los edificios a la izquierda y la derecha de la fotografía.

Borredà

La planta actual de la Iglesia de Santa María corresponde al siglo XVIII, momento de máxima expansión demográfica del pueblo que demandó su ampliación, pero conserva vestigios de sus orígenes románicos desde principios del siglo X.

Borredà

En el caso de Borredà disponemos de un ejemplo perfectamente definido de una tercera fase de expansión urbana propia del siglo XXI, siguiendo el modelo de urbanización de residencias fundamentalmente secundarias formada por un conjunto de casas individuales de estilo neorural. Podemos considerarlo un síntoma de interés de este territorio como espacio de ocio para las clases urbanas.

Borredà
Expansión urbana del siglo XXI

Borredà a Vilada (E a F). (13,2 km, 23 min)

Si hasta ahora hemos hecho un recorrido sur-norte, siguiendo la riera de Merlès, ahora nos dirigimos al oeste para ir a encontrar el río Llobregat. Nos desplazaremos bordeando el río El Mergançol que alimentará uno de los brazos del embalse de la Baells, formando un valle por la cara norte de la Sierra de Picancel.

A 13 kilómetros nos detendremos en el pueblo de Vilada.

Como en Borredà, la expansión del pueblo tuvo lugar en los siglos XVII-XVIII vinculado a la incorporación de la industria textil, que acompañó las actividades clásicas agrícolas, ganaderas y forestales. Actualmente sus 424 habitantes (2017) viven también en buena medida del turismo.

Vilada

Del castillo de Roset, que dominaba este territorio (mencionado por primera vez en 1026) quedan algunos restos fuera del núcleo urbano.

La Iglesia de Sant Joan es de origen prerrománico (903) pero desapareció al rehacerse en los siglos XVII-XVIII, y con reformas en el siglo XIX, por la actual iglesia barroca, para dar cabida a la creciente población del momento.

Vilada

El pueblo, adosado a la vertiente de solana, muestra ante sí unos espléndidos paisajes prepirenaicos de la Sierra de Picancel de gran atractivo, que juntamente con el embalse de La Baells, donde comienza el ramal de El Mergançol, aporta atractivos náuticos.

Vilada

Vilada a La Baells (F a G). (5,3 km, 7 min)

Dejamos Vilada y en un par de kilómetros nos situaron junto al embalse de La Baells y seguiremos hasta cruzarlo.

En esta zona podremos detenernos y, incluso, si tuviéramos ganas, practicar algún deporte náutico o de montañismo. En cambio, por el lado del río Llobregat la carretera transcurre elevada respecta al nivel del embalse y no es fácil el acceso al agua.

Atravesado el puente podemos decidir ir a ver la presa y disfrutar del paisaje (G).

La Baells
No es fácil ver el embalse completamente lleno como en esta ocasión

La presa del embalse de La Baells fue inaugurada en 1976, y es de arco de doble curvatura. Su función es regular la cuenca alta del río Llobregat, abastecer de agua al área metropolitana de Barcelona y producir energía hidroeléctrica.

La Baells

La Baells a Els Casals (G a H). (22 km, 17 min)

En este punto daremos por terminada esta propuesta de salida y volveremos a Els Casals a disfrutar de una merecida buena comida para reponer fuerzas.

Puente de Pedret - Iglesia de Sant Quirze de Pedret - Santuario de Queralt - Berga - La Baells - Museo de las minas de Cercs - Centro de Interpretación Dinosaurios de Fumanya

Ruta Berga (Google maps 2018-04-30)
Ruta de la salida (Google maps 2018-04-28)

Hoy efectuaremos una salida yendo a buscar el río Llobregat hacia el norte y entraremos en las formaciones geológicas del Prepirineo.

Hemos quedado que el nuestro es un turismo tranquilo, por eso hay que hacer una advertencia antes de comentar esta propuesta de salida. Si se quisiera desarrollar en toda su intensidad, media jornada es muy justa de tiempo y, por tanto, con poca tranquilidad.

Por lo tanto, hay que tomar las propuestas como orientativas de posibilidades en esta zona del territorio cercano a Els Casals. Son visitas que se pueden hacer y entre las que se podría elegir según los intereses del visitante.

La propuesta base es: Pedret-Santuario de Queralt-Berga, después incluyo tres puntos cercanos por si pueden ser de interés, a elegir entre ellos.

Els Casals a Pont de Pedret e Iglesia de Sant Quirze de Pedret (A a B). (18,7 km, 18 min)

Bien de Interés Cultural desde 1931

Vamos a rehacer parte del camino de regreso de la salida anterior y justo pasado Berga giraremos a la derecha para dirigirnos a la Iglesia de Sant Quirze de Pedret (B). Se trata de uno de los escasos ejemplos de prerrománico de Cataluña.

Antes de llegar a la iglesia tendremos que dejar el coche a unos 800 m al lado de puente.

Cruzaremos el río Llobregat por el Puente de Pedret, puente de origen medieval perfectamente conservado. El puente es del tipo de lomo de asno, donde las dos entradas ascienden hacia un punto central más elevado para permitir la construcción de un arco de mayores dimensiones para absorber los crecimientos de caudales del río. El origen se sitúa los siglos XII-XIII y el arco central apuntado a una reforma en el siglo XV.

El puente se encuentra en el camino que unía Berga y el monasterio de Sant Pere de la Portella pasando por Sant Quirze de Pedret.

Pont de Pedret

Pasado el puente se nos presenta una disyuntiva. Subir por las escaleras de la izquierda o seguir el camino de cemento de la derecha. Puede que la subida por las escaleras, que después es un camino con bastante pendiente y pedregoso sea más bonito al pasar al lado del río en un tramo. El camino de cemento es un poco más largo, pero no mucho y más suave. La decisión se vuestra.

Llegamos a la iglesia de Sant Quirze de Pedret, que tiene su origen prerrománico en el siglo IX, con posteriores ampliaciones en el siglo X. El templo está constituido por tres naves: la central -más alta-, un ábside trapezoidal (todos dos elementos pertenecen a la primera iglesia que hubo en Pedret, construida en el siglo IX), y las laterales, terminadas en sendos absidiolos con planta en arco de herradura, que corresponden a la ampliación del siglo X. Como el edificio se asienta sobre un terreno en pendiente, la nave norte queda a un nivel superior respecto a las otras. Esta nave y la central se comunican por dos aberturas con arco de herradura.

Sant Quirze de Pedret Planta
Sant Quirze de Pedret
Sant Quirze de Pedret
Sant Quirze de Pedret

La iglesia de Sant Quirze de Pedret es también importante por el valor de sus pinturas murales, las cuales han llegado a dar nombre al Taller de Pedret, que trabajaría en un buen número de iglesias del Pirineo y Prepirineo catalán.

En las campañas de preservación del patrimonio románico catalán las pinturas fueron arrancadas en 1922 y están depositadas en el Museo Diocesano y Comarcal de Solsona y el Museo Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona. En la Iglesia es conservan algunas huellas originales y varias réplicas modernas.

Se puede efectuar una visita guiada los fines de semana y festivos.

Pienso que esta actividad puede necesitar alrededor de 1 hora.

Iglésia de Sant Quirze de Pedret a Santuario de Santa Maria de Queralt (B a C). (10 km, 20 min)

Volvemos a cambiar de registro. Ahora nos interesará sobre todo el paisaje, aunque también podremos disfrutar de un santuario renacentista.

Para llegar, la carretera sube por la ladera de umbría de la Sierra de Queralt. (C)

Para ascender hasta el Santuario desde el aparcamiento se puede hacer subiendo unas escaleras o por un funicular que se paga en la barra del bar al llegar arriba (0,80 €).

Al Santuario se le ha llamado el “balcón de Cataluña” y se encuentra en la Sierra de Queralt, a una altura de 1200 msnm. Ofrece una panorámica amplia sobre la llanura del Berguedà y sobre la ciudad de Berga y hacia el Prepirineo al norte.

La Sierra de Queralt donde se encuentra el Santuario conforma con extrema claridad el punto de ruptura entre la llanura central catalana y el inicio de los sistemas prepirenaico-pirenaico.

Vista sobre la plana del Berguedà
Vista sobre la llanura del Berguedà al sur
Vista sobre el Prepirineu
Queralt
Vistas en dirección norte hacia el sistema prepirenaico

El Santuario es de estilo renacentista del siglo XVIII pero con muchos elementos posteriores acabados en el siglo XX, como la portada, obra del arquitecto J. A. Coderch, el retablo y la torre anexa.

Santuari de Santa Maria de Queralt
Santuari de Santa Maria de Queralt
Santuari de Santa Maria de Queralt

Si venera la imagen de la Virgen de Queralt, talla gótica con reminiscencias románicas documentada en el siglo XIV.

Las estructuras y materiales geológicos son testigo de los fenómenos que comportaron la formación de la cordillera pirenaica, con una vegetación mediterránea en las solanas (representado por los encinares) y centroeuropea en las umbrías (representado por el pino rojo y el hayedo).

La carretera de subida asciende por la umbría y es fácil encontrar aparcamientos para poder observar la vegetación.

Santuario de Santa Maria de Queralt a Berga (D a E). (9,2 km, 16 min)

Desde el Santuario disponemos de unas espléndidas perspectivas de la ciudad de Berga (D).

Berga
Berga desde el Santuario de Santa María de Queralt

Berga es la capital de la comarca del Berguedà. Situada a una altitud de 704 msnm tenía, 2017, 16115 habitantes.

Al menos su historia arraiga en la época romana (posiblemente la Castrum Bergium). Invadida a principios del siglo VIII por sarracenos, en el siglo X es reconquistada dentro de la Marca Hispanica. El casco antiguo fue construido alrededor de 1360.

La revolución industrial marcó la ciudad y el territorio por la instalación en la cuenca del río Llobregat de colonias y centros de hilados y tejidos y las vinculaciones que se derivaron del papel de la industria minera a pocos kilómetros al norte. Queda para la historia que la primera máquina de hilar catalana en el siglo XVIII fue producida en el territorio y recibió el nombre de “Bergadana“. Como ya hemos visto en Borredà o Vilada, aunque el centro de la ciudad conserve el trazado medieval, este proceso modificó la morfología urbana en sus ensanches y en el modelo de casa, que pierde la función agraria.

Subsiste, sin embargo, una importante actividad agraria y ganadera.

En 2005 su fiesta más importante, La Patum, fué declarada por la Unesco Patrimonio Oral y Cultural Inmaterial de la Humanidad. La Patum es una representación sacro-histórico-popular nacida y derivada de las antiguas representaciones de teatro medieval, aunque aglutinando, reinterpretando y reconduciendo atávicas celebraciones paganas, que se celebra anualmente en Corpus Christi.

A lo largo de la calle Mayor podemos seguir las baldosas de la Patum que hay en el pavimento.

Paviment La Patum. Berga
Paviment La Patum. Berga
Paviment La Patum. Berga
Paviment La Patum. Berga

La pervivencia de la historia en la ciudad se puede seguir sobre todo en dos momentos: el Medieval y el Carlista. Para quien esté interesado se programan visitas guiadas para estos dos periodos históricos.

Berga, Portal de Santa Magdalena
Portal medieval de Santa Magdalena

Actualmente, fuera del recinto morfológicamente medieval, encontramos una ciudad moderna y dinámica, con una importante concentración de actividad industrial.

Berga moderna

Berga a Els Casals (E a F). (16,9 km, 19 min)

Si damos por terminada la salida de hoy, podemos emprender el camino de regreso a Els Casals.

Otros puntos de visita

Como he dicho al presentar esta salida, podríamos haber elegido otras opciones. El territorio está lleno. Yo aquí citaré brevemente 3.

Embalse de la Baells

Si no lo habíamos visitado en la propuesta anterior, podría ser una oportunidad de dirigir a él. Aquí introduzco el enlace La Baells ya presentado.

Museo de las minas de Cercs. (a 15 km, 20 min de Berga)

Enlace con el Post: MUSEO DE LAS MINAS DE CERCS

En el Museo de las minas de Cercs desarrollaremos tres actividades: La visita a la exposición del carbón y su explotación; la visita a la Colonia minera de San Corneli y la visita guiada al interior de la mina. En total unas 2 horas.

La mina de carbón de Cercs estuvo en activo desde 1885 hasta 1991.

La colonia minera de Sant Corneli fue construida entre 1893 y 1920. El aislamiento de la zona, la falta de sistemas de transporte y la necesidad de conseguir mano de obra estable decidieron a J.E. de Olano, propietario de la empresa minera, aplicar el modelo de colonia Industrial, en aquel momento plenamente desarrollado en el Berguedà y en Catalunya. Se construyeron viviendas obreras y los servicios que considero indispensables: escuela, Iglesia, teatro, cantina, fonda, economato, horno de pan y campo de fútbol. A partir de 1960, cuando había llegado a tener más de 3000 habitantes se empezó la lenta y progresiva decadencia.

Los trabajadores de la mina y sus familias vivían en viviendas alquiladas a la empresa. La mayor parte de ellos solo tenía en 35 metros cuadrados excepto las de capataces y administrativos que tenían 50 o 72 metros cuadrados. El lugar más importante de la casa era la cocina-comedor.

Museu de les mines de Cercs. Colònia St Corneli
La sede del Museo ocupa unos bajos de bloques de viviendas que estaban destinados a servicios o usos comerciales. Las plantas superiores eran viviendas
La cocina-comedor de la casa-muestra que correspondería a 1944

Como en todas las colonias, el propietario se construyó una casa-palacio para él.

Colònia St Corneli. Habitatge propietari

La visita a la mina, reproduce en su interior escenas de las diversas etapas históricas del trabajo minero, según se introdujeron mejoras en la mecanización del trabajo.

La imagen que sigue corresponde a la primera época, en que tanto el trabajo de extracción como el transporte fuera de la mina lo realizaban los mineros, además, sin ningún tipo de equipación y con una lámpara de aceite por toda iluminación.

Mina de Cercs

La franja de terreno más oscura en la pared muestra una beta de lignito. La jaula con el pájaro correspondía al sistema de detección de acumulación de grisú. El otro elemento de alarma, que no se ve en la fotografía, eran las ratas, que cuando detectaban cualquier movimiento sospechoso del terreno salían huyendo rápidamente. Y eso ponía en aviso a los mineros.

Para quien no disponga de ninguna información previa sobre las condiciones de trabajo de la minería, especialmente en el siglo XIX, de la visita podrá obtener una percepción de las durísimas condiciones de su trabajo.

Centro de Interpretación Dinosaurios de Fumanya (B a C). (8 km, 10 min, del Museo de les minas de Cercs)

El Centro de Interpretación Dinosaurios de Fumanya es un proyecto planteado en torno a la explotación minera a cielo abierto de Fumanya, activa entre 1975 y 1986, que dejó al descubierto un impresionante yacimiento paleontológico con más de 3.500 huellas de dinosaurios de más de 65 millones de años.

Centre Interpretació Dinosaures de Fumanya

La relación entre los dinosaurios y el carbón es directa: ellos desaparecieron hace 65 millones de años, a finales del Cretácico, que es el período en que se formó el lignito y en el que la formación geomorfológica de los Pirineos verticaliza lo que había sido una llanura fluvial.

Centre Interpretació Dinosaures de Fumanya

Monasterio de Santa Maria de Lluçà –Castillo de Lluçà e Iglesia de Sant Vicens - Prats de Lluçanès

Ruta Lluça (Google maps 2018-04-28)
Recorrido de la salida (Google maps 2018-04-28)

(Recorrido total: 30.3 km + caminata, 1h 10 min)

Els Casals a Monasterio de Santa Maria de Lluçà (A a B). (11,8 km, 14 min)

Esta será una salida corta en recorrido pero con una cierta intensidad y una pequeña subida a pie. Atravesaremos la Riera de Merlès y nos moveremos por la subcomarca del Lluçanès.

Antes de llegar a Prats de Lluçanès, a la izquierda, tomaremos la carretera de Lluçà fina llegar al Monasterio (B), con un buen aparcamiento pasada la Iglesia.

Del Monasterio de Santa Maria de Lluçà se tienen las primeras noticias en el año 905. La edificación actual tiene como base la construida en el siglo XII de lo que quedó después unos terremotos. En el siglo XII se estableció un priorato que se regía por la regla de San Agustín. En el siglo XVII se levantó el campanario barroco, y la fachada en el siglo XVIII.

Planta del monestir de Sta Maria de Lluçà
Monestir de Sta Maria de Lluçà
Monestir de Sta Maria de Lluçà

Del monasterio se conservan algunos restos, pero lo que se mantiene intacto es el Claustro de forma irregular, para adaptarse a las características del terreno. Dicen que es el más pequeño de Cataluña.

Monestir de Sta Maria de Lluçà

En el siglo XIV se incorporaron unas pinturas góticas que se conservan en el pequeño e interesante museo que se puede visitar en el propio monasterio. Como este pantocrátor representado la majestad del Cristo sentado.

Monestir de Sta Maria de Lluçà

El monasterio y su museo se pueden visitar de miércoles a viernes de 11 a 13,30 h, y sábado y domingo de 11-14 y de 16-18 h.

Monasterio de Santa Maria de Lluçà a Castillo de Lluçà e Iglesia de Sant Vicenç del Castillo de Lluçà (B a C). (1,5 km, 5 min + caminando 13 min)

Terminada la visita al Monasterio considero que es muy recomendable subir hasta el Castillo de Lluçà y admirar la Iglesia de Sant Vicenç.

Continuaremos por la carretera en la misma dirección en la que veníamos. A unos 550 metros parte una desviación pronunciada de camino de tierra en dirección al castillo. Unos 750 metros más arriba llegaremos a una gran masía abandonada, con una gran era delante que permite aparcar fácilmente. Es el momento de dejar el coche, como inteligentemente nos avisa el cartel.

Camí del Castell de Llucà
“Dejad el coche a descansar e id a caminar”

La masía tiene la estructura típica de los de la zona, como ya he comentado (volumen cuadrangular con tres plantas y cubierta a dos aguas con teja árabe, además de cobertizos y pajares en el entorno). Impresiona ver la gran era sobre roca.

Pasando por debajo de un cable eléctrico de delimitación de terreno de pasto, empezaremos una buena subida durante 10-15 minutos.

Al acercarse a la cima veremos a la derecha encumbrado el muro que queda del castillo y en frente nuestro la Iglesia Sant Vicenç del Castillo de Lluçà.

Castell de Llucà i Església de St Vicenç
Restos del Castillo. En la parte inferior derecha aparece la iglesia con el ábside

Como indica el cartel que la acompaña, se trata de una iglesia románica redonda de tipología poco corriente, documentada en el 988, aunque reedificada en los siglos XI-XII. Tiene una impresionante vuelta hemisférica perfecta, y un ábside.

Església de St Vicenç de Lluçà
Església de St Vicenç de Lluçà

Si nos encaramamos al castillo veremos los restos de algunos muros y constataremos la impresionante vista sobre todo el territorio del Lluçanès que se domina desde este punto.

Castillo de Lluçà a Prats de Lluçanès (C a D). (Caminando de bajada 13 min + 7 km, 10 min)

Cuando hayamos terminado de disfrutar de la arquitectura y del paisaje, iniciaremos el regreso para coger el coche ya descansado.

Como disponemos de tiempo, podemos acercarnos a Prats de Lluçanès, la capital de la subcomarca, o comarca natural. Situado a una altitud de 707 msnm tenía una población de 2.533 habitantes en 2017. Es una comarca eminentemente agraria que, como en el resto de la zona, había participado de la expansión de la industria textil. El sector agrario y el turismo son las fuentes de riqueza actuales.

Es un territorio donde la caza de brujas, los bandoleros, la guerra de Sucesión, las carlistas y la Guerra Civil han dejado huella en su historia.

Prats de Lluçanès

La Iglesia de Sant Vicenç es de estilo barroco del siglo XVII y el campanario fue construido en 1854.

Prats de Lluçanès

Pueden observar la presencia de algún edificio modernista como la torre de Cal Janet.

Prats de Lluçanès

Prats de Lluçanès a Els Casals (D a E). (10 km, 10 min)

Visto como es un pueblo capital de una subcomarca, donde el mercado de los domingos era el punto de encuentro de los agricultores del entorno para hacer sus negocios en un par de bares del pueblo, podemos retornar a hacer una buena comida, o cena si hemos elegido la tarde para hacer la salida, a Els Casals.

Santa Maria de Merlès – La Guardia - Museu de la Colònia Vidal – Puig-reig / Gironella

Ruta Colònia Vidal (Google maps 2018-04-28)
Recorrido de la salida (Google maps 2018-04-28)

(Recorrido total: 47,8 km, 1 h)

El objetivo de la salida que propongo es ir a visitar el Museo de la Colonia Vidal de Puig-reig, como ejemplo de lo que fueron las colonias industriales, y en este caso textiles, de las cuencas fluviales industriales catalanas, especialmente a los ríos Llobregat, Cardener, Anoia y Ter.

Aprovecharemos el recorrido de ida para pasar por Santa Maria de Merlès y La Guardia.

Els Casals a Santa Maria de Merlès (A a B). (9,1 km, 10 min)

Saliendo de Els Casals, y llegados a la carretera, giramos a la derecha en un recorrido que ya conocemos, hasta el cruce de la riera de Merlès. Ahora giramos de nuevo a la derecha bordeando el arroyo hasta que llegamos a Santa María de Merlès (B).

Si queremos ir a ver Sant Martí de Merlès, justo cuando aparece el cartel de entra al pueblo giramos a la izquierda, cruzamos la Riera de Merlès por el puente del Molino de Escrigues, donde veremos un antiguo molino, hasta antes de la entrada del camping la Vall de Merlès a la derecha veremos el edificio de la iglesia y el cementerio. Consagrada el 893, sólo queda el campanario románico, ya que fueron sustituidas por la actual, barroca, del siglo XVIII.

Riera de Merlès, Molí de Escrigues
Sant Martí de Merlès

Volvemos a la carretera y veremos dos ejemplares de masía. Una fortificada del siglo XVII-XVIII, y otra del siglo XIX.

Avanzamos y encontramos el pequeño núcleo del Ayuntamiento y alguna casa y la Iglesia barroca de Santa Maria (1725).

Santa Maria de Merlès

Santa Maria de Merlès a La Guardia y Colonia Vidal (B – C – D). (16.4 km, 22 min)

En el recorrido hasta el Santuario de La Guardia, una vez más constataremos que el poblamiento disperso y diseminado es la norma de la zona. Casas por aquí y por allá.

El Berguedà

En la cima de una colina, dominando el paisaje, se muestra el Santuario de La Guardia (C), barroco de finales del siglo XVII (1698).

La Guàrdia
Santuari de La Guàrdia

La Colonia textil Vidal de Puig-reig (D), se ha conservado como museo del patrimonio industrial catalán. Construida a 1892 funcionó hasta 1980, momento de crisis de todo el sector textil catalán.

Como ya hemos visto en el Colonia de las minas de Cercs, una colonia industrial corresponde a un conjunto de edificaciones al servicio de una fábrica situada más o menos lejos y aislada respecto a núcleos de población, condicionada en su emplazamiento para la existencia de una fuente de energía hidráulica en el caso de las colonias textiles. Por ello las encontramos a lo largo de los ríos con caudal constante suficiente a lo largo del año.

El aislamiento llevó a la necesidad de construir a su lado las viviendas necesarias para alojar de forma permanente a los trabajadores y sus familias, al no existir medios de transporte para desplazarlos diariamente. Este agrupamiento de población precisó el establecimiento de los servicios de un núcleo de población. Por esta razón, encontramos en las colonias: una iglesia (muy importante ideológicamente en aquellos años), escuela, bar, economato, fonda-restaurante, caja de ahorros, lavadero, horno de pan, barbería, correos, y algún otro servicio básico de este tipo.

En cuanto a las viviendas había de cuatro categorías: la casa del amo, a pesar de que su residencia habitual era Barcelona, la casa del director, las casas de los encargados y las casas de los obreros.

Por su parte, la fábrica debía tener una esclusa para aportar el agua para mover las turbinas hidráulicas (con los años, la incorporación del vapor puso en segundo término estas instalaciones), las naves de maquinaria textil para la fabricación, almacenes, talleres de reparaciones, oficinas, dispensario, así como la proximidad a una estación de ferrocarril para el transporte de mercancías.

Este conjunto de instalaciones son las que podremos ver en nuestra visita.

Colònia Vidal
La Iglesia, neo-románica en este caso, presidiendo la plaza. A derecha e izquierda bloques de viviendas obreras
Colònia Vidal
Un bloque de casas para obreros
Colònia Vidal
La esclusa para dirigir el agua motriz
Colònia Vidal
El conjunto de la fábrica con la chimenea de la máquina de vapor en primer término
Colònia Vidal
Una nave de telares

Los horarios de visita guiada al interior de las instalaciones y del museo adjunto son los sábados, domingos y festivos de 10 h a 14 h, sin concertación previa.

El resto de días se puede pasear libremente por todo el recinto.

Colònia Vidal a Els Casals pasando por Puig-reig y Gironella (D, E, F, G). (22,3 km, 30 min)

Terminada la visita, podemos retornar a Els Casals directamente, cogiendo la autovía hasta la salida de Prats de LLuçanès. O si tenemos tiempo o ganas, podemos hacer el retorno por la antigua carretera que pasa por el interior de los pueblos de Puig-reig y Gironella, lo que nos permitiría ver una serie de colonias que abarrotan este territorio. Pasado Gironella el desvío hacia Prats de Lluçanès para llegar a Sagàs y Els Casals.

Otras propuestas de media jornada

El Berguedà es un territorio denso en posibilidades de visita. Señalaré tres de claro componente paisajístico, sin hacer ningún tipo de explicación, que es fácil de encontrar:

  • Las Fuentes del Llobregat a medio kilómetro, aproximadamente, del pueblo de Castellar de n’Hug. (52 km, 55 min un trayecto)
  • Gósol y Saldes, dentro del área del Parque Natural del Cadí-Moixeró, para acercarse a la característica montaña del Pedraforca. (57 km, 1 h)
  • Estación de esquí de Port del Compte. (65 km, 1h 20 min un trayecto)

Salidas de jornada completa

En este apartado también señalaré únicamente algunas posibilidades, sin extenderme más.

Un día en Montserrat

A 66 km, 1h un recorrido. En este caso hay dos posibilidades:

  • Subir hasta el Monasterio en coche
  • Tener la experiencia de subir al monasterio desde Monistrol de Montserrat con el tren cremallera

Un día en Barcelona

En 1 hora y cerca de 100 km, se puede llegar a Barcelona y pasar el día.

Antes de salir conviene tener claro si interesa entrar en Barcelona por el Nudo de la Trinidad o por los Túneles de Vallvidrera. Al llegar por la autopista a Terrassa es cuando encontraremos esta bifurcación de trayectos.

Vic y la comarca de Osona

En Vic podemos disfrutar de ruinas romanas, el Museo Episcopal, con muchas piezas románicas y góticas de iglesias de las que hemos visitado estos días, su plaza mayor, o comprar productos locales derivados del cerdo o la pastelería.

Solsona y Cardona

En la dirección opuesta a Vic dos ciudades llenas de interés. Se trataría de un circuito circular de un total de 125 km y unas 2h 15 min.

Solsona: Catedral, murallas, Palacio Episcopal y Museo Diocesano y Comarcal de Solsona y plaza mayor.

Cardona: Un imponente castillo con la Iglesia de San MIquel y el conjunto del pueblo. También hay una montaña de sal.

Fin de la salida: el regreso

Podemos dar por terminada esta salida llena de posibilidades de relax con tranquilidad, o de poder desarrollar muchas actividades con opciones muy diversas, desde adentrarnos en épocas geológicas lejanas en Fumanya, hasta el pasado industrial reciente, pasando por infinidad de joyas del románico catalán.

Os deseo una buena estancia, y ya me comentaréis si tengo razón o bien he exagerado.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies