La Hospedería del Monasterio de Poblet, en la Conca de Barberà (Tarragona) tiene todos los requisitos del concepto de turismo tranquilo, en un ambiente de serenidad monacal.

Hospedería del Monasterio de Poblet. Conca de Barberà

Hostatgeria Monestir de Poblet

Hospedería del Monasterio de Poblet. Conca de Barberà. Tarragona

Plaza Corona de Aragón, 11. 43448 Vimbodí i Poblet. Comarca: Conca de Barberà. Provincia: Tarragona. Com. Autónoma: Cataluña

Tel: 977 87 12 01. E.Mail: hostatgeria@poblet.cat; restaurantbosseria@poblet.cat

Coordenadas: 41°22′51″N 1°04′57″E. Altitud: 500 msnm

Hospedería con 42 habitaciones.

Estancia: 2019

Mapa de situación de la Hospedería de Poblet (Google maps 2019-03-26)

Hospedería del Monasterio de Poblet. Conca de Barberà. Tarragona

Las tierras del Císter en la provincia de Tarragona, en la Conca de Barberà, son el territorio elegido para esta salida. La vid, el olivo y la montaña formarán el entorno del paisaje que ocuparon y que adaptaron los monjes desde la Edad Media, y en el que aún y perviven.

Con un sentido actual de la acogida, los monjes han creado una moderna Hospedería del Monasterio de Poblet, que permite a hombres, y también mujeres, participar en cierta medida del espíritu de un recinto monacal, con todas las comodidades y libertad de movimientos de una instalación hotelera moderna.

Téngase en cuenta que en la hospedería del interior del recinto monacal sólo pueden acceder hombres.

Elección de la salida

La primera vez que me hospedé en el Monasterio de Poblet, ya hace muchos años, fue la hospedería interior del Monasterio, sólo para hombres. Habíamos hecho una caminata de seis o siete horas, con el cansancio correspondiente. Al llegar y pedir alojamiento nos rogaron que esperáramos en el claustro mientras terminaba la cena de los monjes. Era pleno verano y, con el cansancio y el calor, el tiempo que permanecimos en el claustro, con la fresca, el rumor del agua en el lavatorium, los trinos de los pájaros, y la luz del día que iba terminando, hizo que aquel rato quedase en mi recuerdo como un momento maravilloso e inolvidable de paz y bienestar. Volví en otra ocasión a la hospedería en busca de serenidad.

En 2010 los monjes abrieron una hospedería para todos los públicos fuera del recinto monacal estricto, en el mismo lugar que había ocupado la hospedería histórica.

Me dije que algún día iría a alojarme, y esta ha sido la ocasión.

En la Hospedería del Monasterio de Poblet me encuentro en un ambiente en el que la tranquilidad tiene una de sus razones de ser.

El alojamiento: Hospedería del Monasterio de Poblet

La Hospedería está situada en el interior del segundo recinto del Monasterio. El tercer recinto ya corresponde al propiamente monacal.

Situado en el lado izquierdo, el edificio es una construcción actual en el mismo lugar donde se levantaba en el siglo XIII el antiguo hospital de pobres y peregrinos.

Hostatgeria Monestir de Poblet

El Edificio es anexo a la Capilla románica de Santa Caterina, que siempre permanece abierta como espacio de oración.

El acoplamiento con una entrada de muros de base originales, está hecha con sillares lisos de piedra arenisca del mismo tipo, pero trabajados con las técnicas actuales formato paredes completamente lisas con aberturas en forma rectangular para las ventanas.

El marco de una entrada en el restaurante o de algunas ventanas han sido recuperados y claramente enmarcados en la estructura general.

Creo que ha sido un acierto construir este edificio neutro de líneas y materiales respetuoso con el conjunto, pero con la personalidad arquitectónica del siglo XXI.

En este sentido, valoro que esta edificación participe del espíritu con que se han ido construyendo a lo largo de los siglos este tipo de complejos arquitectónicos.

Si arrancaron en el siglo XII con una arquitectura de transición románico-gótica, posteriormente se fueron añadieron elementos y edificaciones construidas con el estilo de su respectiva época -renacimiento, barroco-, es coherente que una aportación del siglo XXI lo haya sido en el estilo actual, pero respetuoso con mantener una cohesión histórica con todo el conjunto.

La entrada a la Hospedería refleja la síntesis de este espíritu.

Un ambiente de serenidad

Se entra por un recinto cubierto sobre dos arcos originales en el frente y en la izquierda, y al fondo una portada románica, mientras que a la derecha se sitúa la portada románica de acceso a la Capilla de Santa Caterina.

Retened la imagen de la ventana situada sobre la puerta de entrada.

Hostatgeria Monestir de Poblet
Capella de Santa Caterina

Pasada la puerta, accedo a una amplia recepción del siglo XXI.

La habitación que me corresponde es la 113, es sobria, con muebles de madera de calidad, y el colchón será cómodo.

Hostatgeria Monestir de Poblet
Hostatgeria Monestir de Poblet

La visión desde la ventana es perfecta sobre la Puerta Real del Monasterio y sobre el lateral del evangelio de la Capilla de Santa Caterina.

Hostatgeria Monestir de Poblet
Hostatgeria Monestir de Poblet

Recordad que he dicho que os fijaseis en la ventana sobre la puerta de entrada. Pues aquí la tenéis desde el interior de la habitación.

Hostatgeria Monestir de Poblet
Hostatgeria Monestir de Poblet

Detrás del cabezal de la cama hay un pasillo con dos amplios armarios y el acceso al baño.

El comedor es muy amplio y luminoso.

Hostatgeria Monestir de Poblet

El desayuno buffet es correcto.

Hostatgeria Monestir de Poblet

Ya sabéis que en mi ideal de turismo tranquilo la calidad de la comida es uno de los tres elementos fundamentales.

Hay que decir que ya había comido en varias ocasiones en el restaurante de la hospedería. Siempre con resultado satisfactorio.

Tras esta estancia sigo haciendo una buena valoración. En mi opinión personal, no de experto culinario, la cocina que me han ofrecido gozaba de una presentación moderna en la forma, con productos de calidad y una elaboración de cocina tradicional. Todo satisfactorio. Para volver.

En el, digamos, espíritu monacal de las habitaciones, no hay televisor. Pero si tiene «mono» de TV, en la Biblioteca-Sala de estar hay un televisor. Siempre lo he visto apagado.

Hostatgeria Monestir de Poblet
Hostatgeria Monestir de Poblet

Hay disponibles otros espacios confortables para estar, dentro y en el exterior.

Hostatgeria Monestir de Poblet

En cuanto a aparcar el coche, te proporcionan una tarjeta que te permite entrar en el primer recinto y dirigirte a la parte posterior de la hospedería, donde disponen de aparcamiento.

El tercer aspecto para “el turista tranquilo» es el entorno.

El entorno inmediato, el que corresponde al Monasterio, sólo decir que está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No es necesario añadir nada más.

En cuanto se sale del recinto nos encontramos en un territorio lleno de elementos para visitar y disfrutar, como expondré seguidamente.

Es, por tanto, un lugar altamente recomendable para pasar unos días, con independencia de tus convicciones religiosas.

Un aspecto que sobresale es el silencio. De día sólo interferido, si acaso, por el griterío de algún colegio de visita cultural, pero por la noche casi absoluto, sólo roto por las campanas, pero amortiguadas por el aislamiento de los cristales de la ventana.

De hecho, un monasterio cisterciense es un mundo de silencio, y la hospedería participa de este entorno, sin circulación de vehículos por su interior, salvo el limitado y alejado acceso al aparcamiento de la hospedería.

Si se desea, se puede participar mínimamente del espíritu monacal, asistiendo a alguna de las liturgias que la comunidad de los monjes desarrolla en la Iglesia. A mí me gusta estar presente durante la última oración del día, las Completas y el canto de la Salve, a las 20,30 horas, en la impresionante semi oscuridad y oscuridad del recinto a esa hora. Te lleva a pensar en el sentido de la vida monástica, transportándote a los tiempos de la construcción del templo y a su sentido actual.

En resumen, te alojas en un hotel con todas las comodidades, del que puedes entrar y salir en cualquier momento para desplazarte a desarrollar cualquier actividad, pero en un entorno privilegiado dentro de los muros de un gran monasterio con 800 años de historia viva.

Inmersos de esta calma monacal y en medio del Paraje Natural de Poblet.

Propuestas de salidas y actividades

Desde este punto de la comarca de la Conca de Barberà, en la provincia de Tarragona, hay al alcance del visitante un sinfín de posibilidad de desarrollar actividades de todo tipo, sean vinculadas a la naturaleza, a la cultura o a la historia, así como a las formas de vida actuales.

Como siempre, presento a continuación las que he realizado en mi estancia, pero también algunas de potenciales. Ni que decir que, además de estas, las posibilidades son innumerables y que, en los servicios de información turística, del que hay uno en el recinto, podrán informaros de muchas más posibilidades.

Hostatgeria Monestir de Poblet Sortides
Mapa de puntos de salida. En azul lugares visitados. El lila las otras propuestas

Por el entorno

Paseo por el recinto del Monasterio y la Iglesia

Una vez alojado, se puede efectuar un recorrido por el primer y el segundo recinto del Monasterio y entrar en la Iglesia, que siempre permanece abierta.

Este paseo permite un primer contacto con el ambiente que respiraré durante la estancia.

Monestir de Poblet
Puerta del primer recinto
Monestir de Poblet
Puerta del segundo recinto
Monestir de Poblet
Fachada de la Iglesia y recinto conventual. A la izquierda la entrada a la Hospedería
Monestir de Poblet
Interior de la Iglesia de Santa María de Poblet

Visita al Monasterio

Es imprescindible efectuar una visita al interior del Real Monasterio de Santa María Poblet. Puede elegirse entre hacerla por libre o acompañada por un guía. Yo recomendaría la visita guiada, que dura aproximadamente 1 hora.

Pedid en la recepción de la Hospedería un vale descuento para comprar el ticket de entrada en el local de Información Turística.

La visita transcurre por dependencias que no forman parte de los espacios de vida monacal actual.

Monestir de Poblet
Claustro mayor
Dormitorio histórico

Pasear por el entorno del Monasterio

Caminar por el entorno del muro que rodea el recinto son dos opciones, bien en dirección norte, hacia L’Espluga de Francolí, a unos 3 kilómetros, o en dirección sureste, en dirección a Les Masies a poco más de un kilómetro.

Monestir de Poblet
Monestir de Poblet

Rutas por el Paraje Natural de Poblet

Si deseáis una caminata más larga podéis adentraros en la naturaleza del Paraje Natural de Poblet. En Información Turística os proporcionarán un mapa con rutas.

Paratge protegit de Poblet

Visita a Vimbodí. Museo del Vidrio

Vimbodí, a 5 kilómetros, es la localidad central del municipio, con 828 habitantes en 2018.

Aparte de pasear por el pueblo, lo más destacables es la Iglesia de la Transfiguración, situada en la parte más alta del pueblo y dedicada a San Salvador, patrón de la Villa. Se comenzó a construir en 1287, bajo la tutela de Poblet.

Vimbodi

Se puede visitar el Museo y Horno del Vidrio donde se reconoce la importancia que el vidrio soplado había tenido en Vimbodí durante la primera mitad del siglo XX.

Vimbodi
Vimbodi Museu del Vidre

También podréis atreveros a pasar por la calle Les Abraçades (Los Abrazos), de 94 cm de ancho, una de los más estrechas de Cataluña y España, que recibe su nombre porque dos personas que se crucen no podrán pasar si no se abrazan.

Vimbodi

Salidas de media jornada

L’Espluga de Francolí

A 3 kilómetros tenemos el pueblo vecino de L’Espluga de Francolí. La localidad tenía 3.658 habitantes en 2018 y 3.742 el municipio el 2018, situada a una altitud de 411 msnm.

La ciudad actual hay que situarla en un origen medieval y fue tierra de dominio de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén.

En el recorrido por el centro de la localidad podemos ver los edificios de la época medieval como la Iglesia Vella (Vieja) del siglo XIII y el Ayuntamiento.

L'Espluga de francoli

En frente se sitúa la Iglesia Nova (Nueva), es neoclásica terminada en 1888.

Creo que es sumamente interesante efectuar una visita al Museo de la Vida Rural, donde en una instalación modélica, se muestra el pasado, presente y futuro del mundo rural.

L'Espluga de francoli Museu de la vida rural

También es visitable el Museo Fassina Balanyà, que es una antigua fábrica de aguardiente restaurada.

Ya fuera del recinto urbano se localizan varias propuestas de gran interés.

Un Celler modernista (Bodega) catalán está ubicado en la localidad, obra del arquitecto Pere Domènech i Roura, es también Museo del Vino. Si se desea, puede comprarse sus productos, como vino y aceite.

L'Espluga de francoli Celler

La Font Major (Fuente Mayor) se considera el punto de nacimiento del río Francolí.

La Cueva Museo de la Font Major además de su interés geológico presenta indicios de haber sido ocupada ya por neandertales. Es un conjunto museizado.

Montblanc

Una visita interesante es Montblanc, Villa Ducal desde 1387, y declarada Conjunto Histórico-Artístico desde 1948.

Se encuentra a 10 kilómetros, a una altitud de 355 msnm. La localidad tenía 6.859 habitantes y 7.384 el municipio en 2018, repartido en seis núcleos.

Desde el Paleolítico el territorio ha estado ocupado, así como por pobladores íberos y romanos. Pero fue en 1080 que se creó el primer núcleo de población con continuidad hasta nuestros días.

La propuesta usual de visita es seguir un recorrido que combina los monumentos con parte de las murallas y museos.

Por mi parte preferí dedicar la primera parte de la visita a recorrer todo el exterior de la muralla medieval, ya que se mantiene casi completa, con torreones y puertas.

Montblanc
Montblanc

El recorrido por el interior de la villa permite visitar monumentos como el Celler (Bodega) Modernista, que es el punto de Iinformación Turística, la Iglesia de Santa Maria la Major, gótica del siglo XIV, con una espléndida portada renacentista.

A continuación subir al Pla de Santa Bàrbara, cima donde estaba el Castillo, para después pasear por las calles, la plaza Mayor y por el Call (barrio judío).

Montblanc
Montblanc

Por último, la visita al interesante Museo Comarcal de la Conca de Barberà (MCCB), con un bloque de contenido etnográfico de todos los oficios históricos del territorio, un segundo de historia de la Conca de Barberà, y un tercero del arte contemporáneo en la Conca.

Salidas de jornada completa

Para dedicar un día de visita hay numerosas posibilidades entre las que se hace difícil elegir.

Las dos primeras propuestas han sido vividas, y las siguientes forman parte del catálogo de posibilidades.

Ruta por Prades - Cornudella de Montsant – Siurana – Albarca – Ulldemolins – Vilanova de Prades

Itinerario de la ruta

Esta salida transcurre por unos 92 kilómetros, con una duración de 2 horas, sin contar los tiempos de visitas.

Fue una salida en que se combinaron paisaje, arte, historia y vida actual de manera perfecta.

La Sierra de Prades, el Montsant y la Sierra de la Llena aportaron la visión territorial y paisajística.

El circuito lo desarrollé en las siguientes paradas:

Prades (B) con su ambiente medieval y el bermellón de sus construcciones.

Prades

Cornudella de Montsant (C), de raíz igualmente medieval, pero con la impronta del modernismo en su Celler (Bodega), además de ver el mercado semanal.

Cornudella de Montsant

En Siurana (D), anclada en el tiempo, pero con un buen restaurante, el Restaurant Siurana, y dominante sobre el territorio del Montsant.

Albarca (E), donde sólo hay censados dos hombres.

Ulldemolins (F), donde se puede apreciar de una de las primeras muestras del estilo renacentista en Cataluña, en la Iglesia de Sant Jaume Apòstol, obra de Mn. Joan Amigó.

Ulldemolins

Por último, Vilanova de Prades (G), con numerosos portales adintelados de los siglos XVI a XIX, y la Iglesia de Sant Salvador, actualmente de estilo barroco.

Vilanova de Prades

Para regresar, a continuación, a la Hospedería del Monasterio de Poblet.

Ha sido un día muy interesante, tanto por los paisajes montañosos recorridos en todo el trayecto, como para disfrutar de pueblos que conservan un fuerte arraigo con el pasado y donde se puede convivir con su arquitectura tradicional.

Un recorrido por Cellers (Bodegas) Modernistas

Esta propuesta monográfica puede ser combinada con otras actividades por donde se pasa. De hecho, yo la realice de esta manera. En algunos casos combinándola, en otros sólo atendiendo a visitar las bodegas. Aquí caben todas las posibilidades.

En el mapa siguiente muestro las bodegas modernistas en el entorno del Monasterio de Poblet. La elección de las a visitar y el, o los, recorridos quedará a la decisión personal. Los más lejanos de los que aquí presento están a unos 35 kilómetros del Monasterio de Poblet.

El punto rojo sitúa el Monasterio de Poblet.

Los puntos azules corresponden a bodegas obra del arquitecto César Martinell i Brunet; los dos puntos verdes son del arquitecto Pere Domènech i Roura, y el punto lila del arquitecto Claudi Duran i Ventosa.

Cellers entorn de Poblet

Como se puede apreciar, César Martinell, discípulo de Gaudí y natural de Valls, fue el más prolífico diseñador de bodegas, así como también en el resto de Cataluña.

Todas estas bodegas fueron construidas entre 1913 y 1919 y promovidas por Cooperativas o Sindicatos Agrarios.

Celler de Vila-rodona
Celler Cooperatiu de Vila-rodona, de Cèsar Martinell i Brunet
Sindical Agricol de Rocafort de Queralt, de Cèsar Martinell i Brunet
Celler de Sarral
Sindicat de Viticultors de Sarral, del arquitecto Pere Domènech i Roura
Celler de El Pla de Sta Maria
Cooperativa Agrícola de Pla de Santa Maria, del arquitecto Claudi Duran i Ventosa

Los otros Monasterios en el territorio

Monestirs Tarragona

Para quien esté interesado, la zona se prolífica en monasterios medievales.

Los tres circundantes son:

Monasterio de Santa Maria de Vallbona, es un cenobio cisterciense femenino que mantiene ocupación monástica. La primera noticia es de 1153. Está a 25 kilómetros. Monumento Histórico desde 1931.

Real Monasterio de Santes Creus, de la Orden del Císter masculino, sin empleo monástico actual. Fundado en 1160, mantiene las edificaciones restauradas. A 35 kilómetros. Monumento Histórico desde 1921.

Cartoixa (Cartuja) de Santa Maria d’Escaladei, de la Orden de los Cartujos, masculino. Fundado en 1163, ruinas en parte restauradas sin empleo monástico. A 50 kilómetros. Dio nombre a la comarca del Priorat. Clasificada como Monumento Histórico desde 1980.

Un día en Tarragona

Una visita recomendable es a la ciudad de Tarragona, catalogada como ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su patrimonio de época romana.

También es importante su catedral gótica, el legado novecentista y modernista, y su localización como balcón del Mediterráneo.

A 50 kilómetros de distancia.

Un día en Reus y Valls

Otra propuesta sería visitar las ciudades de Reus y Valls.

En total 92 kilómetros y 1 ½ horas.

La ciudad de Reus ha estado en constante competencia con Tarragona, como centro emprendedor y comercial. Lugar de nacimiento del arquitecto Antoni Gaudí. Se puede seguir su pasado medieval hasta el modernismo.

Valls, ciudad moderna pero que conserva su pasado medieval y de la Edad Moderna. Cuna de los castellers (torres humanas) Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, y tierra de los calçots.

Fin de la salida: el retorno

Como espero que haya quedado reflejado, la salida ha sido fructuosa.

Bueno el alojamiento en la Hospedería del Monasterio de Poblet.

Bueno el entorno, tanto el inmediato como el más amplio. Han quedado muchas cosas interesantes para poder hacer. En todo caso, la dificultad es elegir entre tantas posibilidades paisajísticas, culturales o sociales.

Digamos que todo bien, en un lugar para ir, y del que te quedarán ganas de volver.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies